NO OS DEJEIS VENCER POR EL MAL

(HABLA DIOS PADRE)

Pequeñita Mía

Abby

Lo que ocurre es que como tu corazón ya es de El Cielo sientes grandemente el sufrimiento de otros como si fuera propio, eso es lo que Mi Amadísimo Hijo sintió y siente en la Cruz de Hoy, ese dolor de cada uno de vosotros.

No es un “lo siento” con desgana y por compromiso, como a veces decís vosotros que sentís en la tierra, sino un dolor acuciante que te penetra como rayo en que te parte en dos. Ese es el Dolor que la Humanidad ocasiona en Mi Amadísimo Hijo. No fue sólo por el accidente que sufrió tu animalito tan querido y fiel, sino por algo que pareció tan simple: Este viernes de cuaresma en que se juntaron un grupo de personas, hijos Míos, la mayoría a darme Gracias por haber salvados sus vidas y con ello la oportunidad de salvar las almas; y al momento después estaban en un banquete carnívoro. Eso fue muy doloroso, Pequeña, porque no acababan decir las palabras de agradecimiento cuando ya estaban rompiendo Mis Leyes. ¿Eso es amor, Pequeña, eso es respeto? Te digo que no lo es. Haced lo que os Digo, lo que os dice Mi Iglesia, no me digáis “Te amo” y con sus actos haced lo opuesto a Mi Ley. Lo entiendes, Pequeña? Así es el resto fiel: los pocos, muy pocos, tan pocos, que se abstuvieron son los que pueden llamarse Míos, si además siguen Mis Rutas y Caminos. Quien no está dispuesto ni a cumplir esta Ley tan simple, digamos, qué esperar que haga un sacrificio verdadero por Amor a Mi Hijo Amadísimo, por amor a su prójimo. Si en lo pequeño no sois fieles, creedme que El Cielo no esperará que lo seáis en lo grande. Si no  pueden dar ni cinco minutos para ayudar, qué esperar que puedan quedar en el resto santo hasta el final. Ahora son pruebas pequeñas, pero irán a mayor y no esperen saltarse preceptos simples de Mi Iglesia, Pequeña, que no son tiempos de los cobardes, sino de los Héroes y si queréis quedar haced lo que Mi Hijo os Dice y no seáis soberbios y tratéis de sed excepción. No lo hagáis así, Pequeños. Un pequeño ayuno..y no podéis …una abstención mínima los días que Mi Iglesia lo indica y no lo hacéis, ¿qué esperáis que pase con vosotros así? El Cielo no puede dar encargos o misiones grandes a quienes no muestran su fidelidad y apego al Cielo en lo pequeño, no lo hará. Así que ya lo sabéis. Poned aquí, Pequeña, los mandatos de Mi Santa Iglesia (*) para que no los olvidéis. Tampoco haré excepción a aquellos que -son ya tantos- que viven en amasiato (**), os lo he dicho, tenéis que escoger: EL PECADO O EL CAMINO, porque desistiréis del Camino si amáis mas al pecado en cualquiera de sus formas. No inventéis maneras de agradarMe para compensar las leyes que no cumplís: Cumplid Mis normas y preceptos, que son claros y sencillos. Lo entendéis, pequeños Míos soberbios que siempre buscáis ser excepción?

 En cuanto a ti Pequeña, ya no te agrada estar en el mundo porque te llena de dolor y lo absorbes como un paño limpio en un charco de lodo. Mantente lejos de él, Pequeña, que te daña con  facilidad y te deshabilita así para cumplir tu misión.

No hagáis caso, Pequeños, de las informaciones que os llegan ahora: es mentira sobre fabricación sobre falsedad. Sabed por boca de Mis Profetas y por el contacto con Mis Místicos lo que os debemos decir, cada vez más preparan, con esta falsedad, el pretendido desprestigio a Mi Amadísimo Hijo Jesucristo ÚNICO Rey de reyes, Único Señor de señores, para encumbrar al que viene en su propio nombre. Todo está preparado para ello, y ustedes siguen ignorantes hasta de las mas grandes señales. Si no hacéis caso y escucháis la mentira ésta os envolverá como una serpiente que poco a poco os va cubriendo desde los pies para inmovilizaros, hasta la cintura para que no podáis tornar y finalmente al rostro para que no podáis oír, ni decir, ni distinguir LA VERDAD. Los que aun están recibiendo estos mensajes de Mis Amados Siervos, de Mis Profetas, de Mis Místicos tan amados; no os confundáis con informaciones falsas que os van llegando por todos lados como pedradas contra la Santa Verdad. Manteneos en Mi Gracia, es lo mas usual perderla a lo largo del Camino, pero no podéis daros esa excusa, manteneos firmes en Mi Gracia para que Yo os pueda Mandar protección. Ya veis como no queda lugar sin infestar. Si por el contrario, desistís de Mi Santa Gracia, si os salís de Mi Amante Manto protector será como si me dijerais que no queréis Mis Caminos. Así que pensad muy bien si vais a ofenderMe porque ya Mi Santa Ira se ha avivado con el fatídico acontecimiento que han hecho los malditos de empujar a Mi Fiel Siervo Benedicto de la Silla de Pedro. Lo que El Cielo permite es porque debe respetar el libre albedrío de los hombres y si decidis no querer contar Conmigo y andar los caminos de los hombres, así lo haréis porque es lo que deseáis pero Debéis saber que el camino de los hombres no desemboca en El Cielo. El Camino Santo de Mi Hijo es muy simple. Los que pretextáis que no sabíais que era viernes de guardar abstinencia, os digo que ya estabais fuera porque si hubierais asistido a Mi Santa Casa en el día que he estipulado para visitarme lo sabríais, lo sabríais. Veis cómo una omisión os lleva a otras aun mas graves.

He permitido que de El Cielo caiga una roca que ha mostrado el poder que Tengo sobre todo el Universo, ha sido sólo una muestra, Pequeños, y ya estáis buscando ciencia para explicaros este fenómeno que no la tiene, mas que a través de Mi Santa Advertencia a la Humanidad: Voltead al Cielo, obedeced al Cielo y no caigáis desprevenidos a la muerte. Manteneos en Gracia, es la única seguridad que tenéis a la hora de la muerte: Manteneos en Mi Gracia para que os pueda proteger Mi Hija Amada. No pretendáis jugar comigo, Pequeños, no lo hagáis, que fácilmente salís de Mi Protección y dais ocasión al Maligno a que os aplaste y sabedlo que lo hará porque los demonios están sueltos sobre la faz de la tierra y acechantes al pecado que es el permiso que ellos ejercen para entrar. No les abráis la puerta, por eso os digo: MANTENEOS EN MI SANTA GRACIA, lo entendéis?

(HABLA MARÍA SANTÍSIMA)

Pequeñita,

Madre Santísima

Mis Hijos no cumplen en lo mas pequeño, aquello que prácticamente nada les cuesta, cómo harán con lo mayor que se avecina, de dónde sacarán la Fe para soportar los acontecimientos venideros, si no os protegéis en Mi Santo Seno, aún creéis que podéis tan limitados con vuestras humanas fuerzas, que no veis los acontecimientos APOCALÍPTICOS que se ciernen sobre vosotros ? Estáis a caso ciegos, Pequeñitos Míos? Acercaos a Mí, vuestra Santa Madre, para que me dejéis abrir vuestros ojitos porque vais con los ojos cerrados a donde desearíais no haber ido nunca. Abrid los ojos y mantenedlos abiertos, no os dejéis confundir con la falsedad de las sectas y explicaciones inspiradas por demonios. Manteneos firmes y fieles, en lo sencillo del Camino que es el Único Camino el que Mi Hijo Amadísimo abrió para vosotros con su propio Sacrificio Santo para que pudieras llegar al Cielo. Andad este Camino para que el Cielo os acoja llegada su hora, pero no me hagáis de nuevo el llanto y me roguéis que os lleve al Cielo cuando toda vuestra vida y conducta y libertad fue dirigida en vida hacia el abismo. OS RUEGO AHORA, HIJITOS: cumplid los preceptos de Mi Hijo Amadísimo para que el Maligno no os arrebate y os reclame como suyos. CONSAGRAOS A MI INMACULADO CORAZÓN PARA QUE YO OS RECLAME COMO MÍOS. ¿Entendéis ahora la Vital IMPORTANCIA DE LA CONSAGRACIÓN, que tanto os hemos insistido!

(HABLA NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO)

Niña Mía, el amor que sentís por Mis Criaturas es creciente, cada vez va en aumento porque vuestro corazón pequeño esta unido al Mío Infinito es por eso que volvéis a sentir como si fuerais una niña pequeña (cuando el corazón aun no se desprende del Mío Santo). Ahora que sentís como niños …Dejad que los niños se acerquen a Mí… (***) Es cuando la Amistad con el Cielo Santo se vuelve íntima porque ya el alma recorrió el mundo y DECIDIÓ libremente regresar al Hogar de donde salió. Es entonces -con corazón de niño pero con decisión de adulto-, cuando el corazón regresa y es así, Pequeña, como eres ahora; que se Convierten los míos: Fieles, Amorosos, Compasivos, Firmes y Valientes. La Compasión es su signo, su marca, como ya habéis visto que la marca del Maligno y los suyos es la frialdad de corazón, su sangre fría como la de reptil, no calientita como la de Mis Hijos. Que sea la Compasión la marca que les ilumine, la fidelidad a Mis Santos e Inmutables principios, la lealtad a Mí, su Santo Señor, Su Dios, Su Amigo. Sed Sabios en sus decisiones, sed santos en su actuar, sed intachables ¡ya! ante los hombres. No deis ocasión de duda, que podáis elaborar los mas hermosos discursos, exégesis de Mi Santa Palabra y querer dogmar (****) pero con uno solo de sus actos decís mas que con diez años de palabrería, así que cuidad su ejemplo que Mis hijos buscan ejemplo de fieles, sed ejemplo entre los infieles, dadles esa fortaleza de ver Mis principios encarnados en un hombre, y sed Evangelios Vivos, no palabra hueca que no convence. Hijitos, sabed que Yo, Jesucristo Rey de reyes y Señor de señores veo dentro de vuestro Corazón: mantenedlo limpio para que Yo Jesucristo more ahí, no lo dejéis llenar de cochambre y suciedad mientras mantenéis vuestro exterior presentable y vuestra palabra precisa. Mantened vuestro corazón simple y abierto, como de  niños, amoroso como cuando erais críos y ahí haré morada. Os queda claro, Pequeños?

 

“Es todo por ahora”, me dice un ángel del Cielo.

Amen. Gracias. Así sea,

NO OS DEJEIS VENCER POR EL MAL“, Dios Padre me da el titulo de este Diálogo.

 (*) LOS 5 MANDAMIENTOS DE LA IGLESIA

1. Oír Misa entera los Domingos y fiestas de precepto.

2. Confesar los pecados mortales al menos una vez al año, y en peligro de muerte y si se ha de Comulgar.

3. Comulgar por Pascuas de Resurrección.

4. Ayunar y abstenerse de comer carne cuando lo manda la Santa Madre Iglesia.

5.Ayudar a la Iglesia en sus necesidades.

(Catecismo de la Iglesia Católica 2041-2043)

(**) Amasiato: concubinato. (Del lat. concubinātus).1. m. Relación marital de un hombre con una mujer sin estar casados.

(***)Pero Jesús dijo: Dejad a los niños, y no les impidáis que vengan a mí, porque de los que son como éstos es el reino de los cielos. (Mat 19-14)

(****) Esta palabra no existe en el diccionario, pero asi la oí. Hace referencia a Dogma: 1. m. Proposición que se asienta por firme y cierta y como principio innegable de una ciencia. 2. m. Doctrina de Dios revelada por Jesucristo a los hombres y testificada por la Iglesia. 3. m. Fundamento o puntos capitales de todo sistema, ciencia, doctrina o religión.

HDDH

(Febrero 17)

Año de El Señor 2013

Y María del Getsemaní

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.