LA ORACIÓN SE DA A PARTIR DEL SILENCIO

(HABLA EL ESPÍRITU SANTO EMMANUEL)

“La Oración, que tu ya aprendiste, se da a partir Del Silencio. Sin este, no hay algo, es nada. El silencio interior y hasta exterior es el requisito previo a la Santa y Verdadera Oración. 
Son miles, Pequeña, millones los que dicen orar, pero sus ruegos no llegan al Cielo. Despegan de la tierra sin fuerza y no alcanzan ni la altura de un avioncito de niños, de papel. Se van muy satisfechos creyendo que ya rezaron, cuando en realidad a duras penas balbucearon algunas palabras con cierta coherencia. Orar no es eso, como ya lo sabes: sino adentrarte a tu alma, hurgar en tu corazón, acallar las voces del ego, de la soberbia, del pasado y del futuro, soltarte al eterno presente y desde tu mas intima humanidad expresarla con AUTENTICIDAD y con clamor. Hasta para lanzar una piedra se requiere de coordinación, concentración , voluntad y fortaleza: cuánto mas para Hablar Con Nosotros, con la Santísima Trinidad.
No es posible hablar con Dios desde la urgencia, la prisa y demandar que las necesidades materiales encuentren satisfacción, sin pensar en orar por, desde y para el espíritu, Nena.
No es un juego, es la única salida en estos tiempos. Hay que orar como si en ello se os fuera la vida. Esas canciones estruendosas de la iglesia no son oración sino ruido, que no lo saben, que no lo sienten, que no lo intuyen?
Rezar el Padrenuestro cambiando los versos por hacer mejor la melodía es una tristísima y ofensiva aberración, Pequeña: hasta tu, tan pequeñita pero fiel, lo has sentido, lo has notado y en tu fuero interno te rehúsas a seguir la letra inexacta.
Si tu con tu escaso un año de pertenecer a La Santa Verdad puedes entender, orar y EscucharNos cuánto más los sacerdotes que tienen su vida dedicada a Mi Servicio, a Nuestra Patria Celestial.
No ores desde la garganta, sino desde el alma. Antes de comenzar a rezar hay que sentir al alma, como antes de beber agua hay que sentir la sed en la boca y en el estómago. Pura materia ven, solo materia oyen… No están con Nosotros. Su fugaz existencia terrena esta a punto, a nada, de finalizar para millones de hermanos tuyos y no han comenzado a orar. Dice Jesús, cuando claman a ÉL, ya en la muerte, “¡Jesús, Jesús!” Dice, “No os conozco”. Tu creías haber rezado durante años, pero no lo hacías, eso no era oración. Se ha convertido en una aberrante pseudo formulación cuasi mágica como una formula que creen que al decirla quedan inmunes y protegidos . No es así, Pequeña: La oración no es un acto mecánico ni repetitivo, sino marcar el numero, como lo hacen ustedes en sus aparatos telefónicos y celulares, para acceder a la Santa Divinidad. (No te asustes. Confía en que Sabemos a quien Nos dirigimos y si eres Tu, Y. es porque así ha de ser. Es seguro que tu seas.) Denuncia con valor y no temas la lejanía de los hombres. Ellos dan palos de ciegos y se enfadan cuando les dices por donde es. Les incomoda que alguien, entre ellos, no se encuentre perdida. Es sumamente importante que no declines tu oración ferviente, sigue con ella. El tiempo ya no es tiempo. Tu haces menos en el mundo y mas para el cielo. Vincúlate con Nosotros, Suéltate en los Amorosos Brazos del Santo Padre y no temas. Sabemos que te inquieta un poco ahora a dónde te vas a ir a refugiar, No te gastes pensando en ello, indagando; que sabes que no te dejaremos desamparada, somos tu Familia eterna y nunca dejamos a un lado a uno de los Nuestros. Es verdad esto que te digo, Pequeña.
Ella te enseñó a orar, antes que cualquier otra cosa, te regresó a la estructura de la iglesia, a obtener la Gracia Del Padre a través de los Santos Sacramentos: sin ellos, sin Gracia, no hay nada posible. No pueden abrir caminos por donde se les ocurra porque no llegan a ningún lado. Hay una brecha, una sola: es un camino angosto y bien delineado. Dos mil años de hombres y mujeres, hasta niños han caminado por ahí: Esa es la Senda, no busquen mas, esa es. La Humildad es necesaria, para la oración porque si la criatura no se reconoce como tal, a qué poder absoluto le ha de orar. La meditación no-cristiana, la yoga y tanta aberración es entretenerlos con un pseudo vislumbre de espiritualidad, pero no se vincula con Nosotros.
Quiero que medites tranquilamente y despacio en este que te hemos revelado ( la revelación no es mas que un recordatorio de lo que desde hace ya mas de dos mil años se les mostró ).
No esperen algo nuevo, en sus sociedades vacías y sedientas de novedades, no lo hay. Lo novedoso es encontrar La Santa Palabra, La Verdad y permanecer en ella.
No te desvíes, Pequeña, estamos Contigo en pensamiento, en palabra, en corazón y en tu obrar. Vas despacio, ahora, ya no hay prisa, ya estas con Nosotros en una esfera fuera del tiempo ordinario. El mundo real, como le llaman, se desvanece bajo tus pies descalzos. No temas: No eres indigna, has sido limpiada, lavada, perfumada y vestida con ropajes nuevos. No tengas pena de estar con Nosotros. Recuerda que eres Hija, no sierva: nadie que así lo desee y lo pida es siervo, sino hijo, hija en Jesús es EL CRISTO.
EL baño del cuerpo no es el del alma, la belleza del cuerpo no es la del alma. Tu no puedes verte ni amarte porque aun no te ves con Nuestra Mirada pero eres una criatura bella, Pequeña. Así como Nos Crees a pie juntillas todo lo demás, créelo porque es Verdad. Sabemos que no irá hacia la soberbia, pero llevas meses, es decir, tiempo queriendo preguntarle a alguien “Cómo soy?”.. porque el hombre se reconoce por el reflejo que crea en sus semejante. Tus semejantes somos Nosotros, desde el Cielo y te respondemos en una palabra veraz y simple, como todo lo del Cielo, eres un alma bella, Pequeña. Lo eres. Ve ahora y aclara de errores la hoja. Amen
Amen Emmanuel Amado
Amen Pequeña
(marzo 5 del 2012)

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario