¡ESTAMOS EN UNA TERCERA GUERRA MUNDIAL POR PARTES!

EL PAPA FRANCISCO AFIRMA QUE HAY UNA TERCERA GUERRA MUNDIAL EN CURSO

Y LA HUMANIDAD DICE: “¡A MÍ QUÉ ME IMPORTA!”

CRUCIFIJO AGONIZANTE DE LA PRECIOSA SANGRE mensajesdediosalmundo.png1

cresp_n_negro

(Luto por El Mundo Entero)

Una guerra que se combate fragmentadamente.

El Papa Francisco acaba de decir que el mundo está implicado esencialmente en una Tercera Guerra Mundial por partes. Esta es una frase que ilumina todas las profecías que se han venido manejando sobre el advenimiento de este fenómeno como integrante de la Gran Tribulación.

El Papa Francisco, dijo el sábado que la serie de conflictos en todo el mundo hoy en día eran efectivamente una Tercera Guerra Mundial fragmentada, condenando el comercio de armas y las “conspiradores terroristas” que siembran muerte y destrucción.

La actual, según el Papa, no se trata de una guerra declarada de un enemigo humano contra otro, de dos bandos, como en las guerras anteriores. No hay frentes unificados sino una anarquía de locura y violencia que llena el mapa del mundo.

“La humanidad necesita llorar y este es el tiempo de llorar“, dijo Francisco en la homilía de una misa durante una visita al monumento más grande de la guerra de Italia de la era fascista.

“La guerra es una locura“, dijo en su homilía. “Incluso hoy en día, después del segundo fracaso de otra guerra mundial, tal vez se puede hablar de una tercera guerra, una que es luchada por partes, con crímenes, masacres, destrucción”.

También recordó que hoy en día hay muchas víctimas y esto sucede porque “en la sombra” convergen “intereses, estrategias geopolíticas y codicia de dinero y de poder”, que a menudo encuentran justificación en la ideología.

Criticó a la industria armamentística –“que parece ser tan importante”– a la que tildó junto al resto de factores de “planificadores del terror y organizadores del desencuentro”.

“Después de haber contemplado la belleza del paisaje de todas esta zona, en donde los hombres y las mujeres trabajan sacando adelante a sus familias, en donde los niños juegan y los ancianos sueñan, al encontrarme aquí, en este lugar, solo puedo decir: la guerra es una locura. Mientras Dios saca adelante su Creación, y nosotros los hombres hemos sido llamados a colaborar con su obra, la guerra destruye. Destruye incluso lo más hermoso que ha creado: el ser humano. La guerra destruye todo, incluso el vínculo entre los hermanos. La guerra es locura, su plan de desarrollo es la destrucción: querer desarrollarse mediante la destrucción”.

Efectivamente, añadió el Papa,

“la oscuridad, la intolerancia, la ambición del poder son motivos que impulsan las decisiones bélicas, y estos motivos son justificados a menudo por una ideología, pero antes está la pasión”.

La ideología es una justificación, y, cuando no hay una ideología, se encuentra la respuesta de Caín: “¿A mí qué me importa”, “¿Acaso soy yo el custodio de mi hermano?”.

La guerra no distingue: viejos, niños, madres, padres. “¡A mí qué me importa!”, subrayó Francisco.

A la entrada de este cementerio, indicó, se aprecia ese lema de la guerra.

“Todas estas personas, cuyos restos yacen aquí, tenían sus proyectos, sus sueños…, pero sus vidas fueron destrozadas”. La humanidad dijo: “¿A mí qué me importa?”.

El mundo está desesperadamente necesitado de oración. En el mundo de hoy, los actos de amor son impactantes. El perdón es impresionante.

Tal vez el mundo siempre ha sido así, pero es demasiado fácil decir que el mundo siempre ha sido un desastre cuando debido a los grandes avances en la tecnología de las armas, los grupos están mucho mejor equipados para hacer un desastre realmente horrible.

Los departamentos de innovación y desarrollo de los gobiernos crean terribles armas que muchas veces se vuelven contra su propio pueblo. Los rebeldes (a veces financiados por otros intereses desestabilizadores) son suministrados con lo última en tecnología para matar. Y en cualquier momento y a cada paso usted tiene una terrible devastación ocurriendo en varias partes del mundo.

A menudo se dice que el siglo XX fue el más sangriento en la historia del mundo. ¿Pero que podemos decir de cómo comenzó el siglo XXI?

Se dice que en este mundo de maravillas tecnológicas, el amor parece ser el elemento olvidado. Pero la Iglesia Católica nos recuerda que debemos sentir el amor y abrazar el perdón.

Debemos orar a menudo debido a la guerra, como dijo el Papa Francisco, que es una locura. Y la locura es contagiosa. Pero también lo es el amor. Así que amar y orar sin cesar todo el tiempo. Es nuestra única esperanza para un mundo en guerra.

virgen-de-los-dolores

“Nuestra Madre  de Los Dolores”

(Septiembre, 15, 2014)

ISIS y la Tercera Guerra Mundial 

The David Icke Videocast: ISIS – made in America and (En inglés)

https://youtu.be/Ruq4COO_g6s

https://youtu.be/FL4KgOZBTWI