MI IGLESIA RETORNARÁ A SUS RAÍCES, ASÍ MISMO USTEDES LO HARÁN

(Nota previa: Estos Mensajes se me revelaron los días que siguieron  a la Elección de El Papa Francisco)

PARTE I

(HABLA DIOS PADRE)

Pequeñita Mía, te has agripado. No es grave, créelo, no te preocupes. Esta semana, Niña Mía, te iré diciendo cómo es Mi Iglesia, cuáles son las raíces que parecen haber quedado soterradas con el paso del tiempo. Cómo Yo, Dios Padre, la deseo, la añoro, la anhelo; y es justamente como vosotros, Mi Resto Fiel y Amado, habréis de ser si queréis seguir siendo parte de ella. MI IGLESIA RETORNARÁ A SUS RAÍCES; ASÍ MISMO USTEDES LO HARÁN, porque cada uno ES IGLESIA. ¿Ya lo sabíais?

Tenéis que acudir a la Santa Misa (al oírlo, comienzo a escuchar el sonido de las campanas llamando a la Santa Misa), ve, no sin antes invitar a tu hermana que aún está apegada a Mi Santa Casa, a Mí.

Sí, Abby, voy presta.

Ve.

(Marzo 17)

PARTE II

Visión espiritual: Hoy, Durante la Sagrada Eucaristía vi cientos de corazones como de vidrio  soplado color rojo que estaban cayendo despacio dentro de la Iglesia. No entendí, pero confié en que en su momento lo comprendería. Poco después vi que uno  se estrellaba contra el piso, rompiéndose con estruendo.

Durante la Comunión se me reveló: Los corazones mediocres; vacíos de amor,  de obras y de humildad chocarán; se estrellaran contra el suelo de la Santa Iglesia. Los corazones humildes prevalecerán. Esta será la Nueva Iglesia.  Y supe que El Papa Francisco liderará  a este  Resto Fiel de El Señor.  Los que casi nada tenían hasta eso lo perderán.   (es decir  los  “mediocres”).

Fue una visión muy vívida, aún la veo y oigo: “Apariencia de piedad” ” “A los mediocres los vomitaré” “Se estrellarán contra Francisco I que es…” (*)

(*) No capté lo que siguió.

(Marzo 17)

PARTE III

(HABLA NUESTRA SANTÍSIMA MADRE)

Pequeñita,

Escucha: El Padre Amado te quiere ir explicando los eventos que se están cerniendo (*) sobre vuestras cabezas. Vamos a ir poco a poco a lo largo de esta semana por dos motivos. Uno, Pequeña, y el más importante, es que los eventos son muchos y complicados y no nos gusta saturaros; sino que vayáis digiriendo poco a poco, bocadito a bocadito esta “papilla espiritual” que hacemos con tal amor para Vosotros, Mis Pequeñitos; la segunda porque, Pequeña, te has descuidado un poco y estás enferma, así que no tienes la energía ni la concentración acostumbrada, habitual.

(HABLA DIOS PADRE)

Mi Papa, vuestro actual siervo Benedicto XVI no pudo seguir como pastor de Mi Grey Amada, así que ha dado paso a Francisco I. ¿Quién es él, Mis Pequeños? Básteles saber que él es quien El Cielo ha elegido para guiaros hacia el Camino en estos difíciles tiempos de la Gran Tribulación. Habrán cataclismos y muchos no comprenderán, seguirán infructuosamente intentando, Pequeños, “tapar el sol con un dedo”, pero no por no querer ver, los acontecimientos cesarán su sucesión. Este, vuestro Papa, Fiel al Santo Cielo, os sabrá guiar al corazón de la Verdadera Iglesia. Esta no se funda en la riqueza ni en el poder del hombre, mucho menos en la moneda, sino que su riqueza ancestral es QUE ES GUIADA DIRECTAMENTE POR EL ESPÍRITU SANTO. Nuestro Papa sabrá como levantar los cimientos y mantenerla.

Veo: una ciudad, una metrópoli, totalmente destruida y  en ruinas. La única construcción en pie es una capilla muy pequeña y sencilla con su altar iluminado por una luz celestial que viene de arriba. Al frente un crucifijo grande con Cristo Agonizando  y a sus pies un sacerdote con hábito franciscano arrodillado. No trae sandalias, descalzo y su manto muy sencillo y de mucho uso. Se que es Roma.

(HABLA NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO)

Esta es Mi Iglesia Remanente. Esto es lo que quedará, lo demás será destruido. Quienes sigan así Mi Agonía en la Cruz son Mis Verdaderos Fieles y amigos, el resto será destruido.

(HABLA DIOS PADRE)

Este es, Pequeños, el rostro de Mi Nueva Iglesia, La Verdadera. ¿Os parecéis a Mi Amado? ¿Qué os falta, más bien, que os sobra para ser así? Queréis ser Iglesia, he ahí su verdadero rostro, Mis Pequeños. Amen (**)

(*) cerner. prnl. Dicho de un mal: Amenazar de cerca.

(**) Abba se refiere a la imagen que está al principio de este Diálogo.

(Marzo 18)

PARTE IV

(HABLA SAN JOSÉ)

Pequeñita

Mi Amado San José

Escucha: Lo se, Pequeña, pequeños. Multitud de Mis Niños se alejaron de la santa Iglesia de Mi Amadísimo Hijo debido a la riqueza y el dispendio (*). Esa no era la Iglesia que Mi Amado Hijo estableció y promulgó. Había, Pequeñita, pequeñitos, una insondable contradicción que era visible a los pequeños, ante los humildes. Los más ricos se acoplaron cómodamente a este catolicismo fácil, pero así no es, Pequeña, pequeños, ¿A caso Mi Amadísimo y Perfecto Hijo nació en un palacio de oro en la Tierra o en un humilde pesebre rechazado por la mayoría? No podéis pretender un catolicismo fácil y superficial, porque ese no es El Camino de Mi Hijo, Pequeña, Pequeños.

La Iglesia será purificada porque ésta no puede ser más la iglesia en este fin de los Tiempos, quedará el remanente que es su alma misma: pobre, humilde, sufrida y leal a Mi Hijo. Los que siguen a lo humano, pero disfrazados de catolicismo no prevalecerán como cercanos a Jesús.

Ved a María Santísima, Mi Castísima Esposa durante el peregrinaje terrenal ¿A caso María Santísima iba cubierta de joyas, vestidos, sirvientes y riquezas? ¡No, Pequeños, no! María Santísima era la humildad misma, la sencillez misma, el servicio al prójimo, la lealtad absoluta.

Vosotros sois Iglesia, pero Iglesia humilde, sirviente, pobre. Esa es la verdadera Iglesia que Mi Amadísimo Hijo fundó en la tierra. ¿Lo entendéis, Pequeños Nuestros?

Ahora, Pequeña, veréis grandes cambios, grandes disensiones (**) porque no querrán perder La Gracia, pero tampoco la riqueza y la comodidad y así no puede ser la salvación: cómoda y egoísta. ¿No veis como María Santísima al aviso, no hizo más que pensar en su prima Isabel e ir el largo recorrido a servirla, a acompañarla? ¿Pensó ella en su comodidad? ¿Acaso recibió el anuncio con insolencia y arrogancia o con perfecta humildad y obediencia? No pretendáis, Pequeños, seguir el Camino sin seguir fielmente los pasos que os hemos dejado inscritos, marcados y señalados.

Preguntaos si como padres de sus hijitos sois como San José, si como madres de sus hijitos sois como María Santísima, si vuestra caridad con el pobre es la de dar una tunica si tenéis dos. Preguntaos si sois VERDADERAMENTE fieles seguidores de Mi Hijo.

Sed honestos, Pequeños, pensad si amáis más al mundo que a Dios Padre y si es así, ¿por qué será entonces que no encontráis la paz y el sosiego que tanto buscáis? Atreveros a ser perfectos y confiad plenamente en el Señor que os sabrá guiar y recompensar al final del Camino.

Pequeños, con todo esto, lo que os queremos decir es que ya no es tiempo de mediocres. Que los tibios caerán a la mitad del camino. Habréis de ser Radicales como el Santo que os encabeza ahora: Francisco de Asís. Fue radical quien Dios llamó a salvar Su Santa Iglesia de las garras del demonio, de la avaricia y el lujo. ¿Lo podéis ver, Pequeños, lo que se pide de vosotros?

Se os va a pedir ser AUTÉNTICOS CRISTIANOS, Pequeñitos, como no lo habéis sido jamás. Os lo pregunto ¿estáis dispuestos?

(*) dispendio. (Del lat. dispendĭum). 1. m. Gasto, por lo general excesivo e innecesario. 2. m. Uso o empleo excesivo de hacienda, tiempo o cualquier caudal.

(**) disensión. (Del lat. dissensĭo, -ōnis).1. f. Oposición o contrariedad de varias personas en los pareceres o en los propósitos. 2. f. Contienda, riña, altercación.

Marzo 19 (Día de San José: Primera Misa solemne dando inicio oficial a su pontificado)

PARTE V

(HABLA DIOS PADRE)

Pequeña:

Mucho son los que no quisieron acompañar a Mi Amadísimo Hijo al verlo pequeñito e indefenso en un pesebre e hicieron de esa celebración tiempo de compras, bacanales y vanidad. Muchos son, Pequeña, los que nunca acompañaron a Mi Amadísimo Hijo JESUCRISTO en la Semana Mayor. Muchos son los que NUNCA se resguardaron, ni guardaron MIS SANTOS MANDAMIENTOS, ni mucho menos los días Santos Retándome Constantemente y sabiendo que el tiempo llegaría a su fin, no creyeron.

Ahora que Mi Amadísimo Hijo vendrá en Gloria y Majestad querrán aproximarse a Él, pero Mi Hijo ya conoce a sus VERDADEROS amigos, a aquellos que lo han acompañado pobremente en Su Santo y Doloroso Getsemaní, en su Dolorosísima Crucifixión; ellos, los que han Creído en Mi Evangelio son el resto Fiel y los Salvos. Aquellos que ahora que ÉL viene querrán tener la complacencia de lo que los pobres de corazón han logrado, no lo tendrán.

Cuando un hombre vuélvese rico ahí llegan aquellos que lo repudiaron, pero cuando era pobre ahí es cuando conoció a sus verdaderos amigos y familia. Aquellos no son más que criaturas de conveniencia buscando al mejor postor, ni como siervos fieles son:  ¡Réprobos del Cielo! Ahora tocarán a las puertas y estas no se os abrirán. El tiempo ha llegado a su fin y las filas están cerradas.

Cuando pobre fue despreciado junto con los suyos, cuando rico querrán formar pare de las cortes pero no lo permitiré. Aquel que vea y lo desee que se humille ¡ahora! que cambie sus vestiduras de seda y lino por un costal y que llene su cara de ceniza. Hacedme creer en vuestra intención honesta o no quedaréis. Mis Hijos son valientes y acatan Mi Santa Voluntad. No son cobardes que huyen ante la calamidad y la provocación.

(Marzo 21)

PARTE VI

(HABLA DIOS PADRE)

Abby, lista

Escucha pequeña y los que oyen Mi Palabra. Mi Hijo Amadísimo Viene, pero no como manso Cordero de la Paz, sino como León de Judá(*). Eso lo deben de saber. Quienes no acompañaron a Mi Niño Amado en su pobre pesebre, durante su Viacrucis ¡NO SON LOS AMIGOS DEL SEÑOR! Son amistades del Maligno. Eso lo deben saber, comprender y entender.

Mis Hijitos se resguardan en este tiempo y acompañan al Cielo, lo saben. Los que (y colócalo entre comillas) “Festejan” la Semana Mayor, son secuaces de Satanás, quien gusta de acicatearlos para que en esta Semana cometan la mayor cantidad de pecados posibles. Entre más santos los días a celebrar, más la incitación al pecado. Y son miríadas alrededor del mundo los que caen con estas tretas. ¿Acaso vosotros festejáis los aniversarios luctuosos de vuestros seres amados, o los aprovecháis para orar, para reflexionar para acompañar a los seres Amados?

No está bien, Pequeña, lo que Mis Hijitos hacen. Usar este Tiempo Sagrado para la bacanal y cometer todo acto de conductas propias de paganos, aun llamándose “católicos”. No puede ser. Mi Hijo amado ya no viene como Manso Cordero, sino Como león de Judá. ¿Lo podéis comprender?

Esta maravillosa creación tiene un sólo Rey de reyes y Señor de señores y Es Mi Hijo Amadísimo, ninguno más, nadie más. Han secuestrado, usurpado Mi Maravillosa Creación, Mis Bienes creados para utilizarlos para sus propios fines egoístas y satánicos, mientras dejan a mis pobres pueblos sin siquiera lo mínimo para su diaria subsistencia. Y eso ya no puede ser, Pequeños.

Retomo Mi Amada Creación para entregarla a Mi Amadísimo Hijo y con él a los pueblos santos que lo han de seguir.

¿Crees que no entristece Mi Sacratísimo Corazón de ver cómo están (los) unos y cómo los Míos, que son la mayoría!

Vosotros no podéis ver la maldad que campea en el mundo, no puedo permitir que la vean tal cual es porque enloquecerían de dolor y de horror. Vosotros no sabéis lo que el Maligno hace y lo que os invita a hacer. No seáis tontos, Pequeñitos. El mal todo lo hace a la sombras, en la penumbra, en la noche del alma. No dejéis que llegue la noche a vuestras almitas porque aprovechará para llenaros de alimañas y actos reprobables y aberrantes ante Mi Sagrada Mirada de Padre Amoroso, pero que amonesta cuando así es necesario. No creáis que las profecías no se han de cumplir porque aún el sol sale. Recuerden que he hecho Mi astro para que ilumine sobre buenos y malos, sobre vivos y muertos (del alma, Pequeños) pero tenéis que buscar la única Vida que hay que es la que Mi Amadísimo Hijo os da por medio de los Sacramentos. No queráis buscar rutas alternas, porque os lo he dicho, no las hay.

Que no veis lo que sucede a vuestro alrededor. Qué no veis como vuestros hermanitos que han rechazado deliberadamente la Luz de mi Hijo, que es DESPRECIAR SU AMOR; que no veis a que niveles bajísimos de quehacer humano han llegado. Vosotros creéis que os podéis llamar “MIs Hijos”, así! No os confundáis que La Verdad es Una, el camino es uno,  y ha sido dado para todos los hombres de todos los tiempos. Vuestro tiempo no es distinto: EL pecado es el mismo, aun más generalizado y no lo creéis. Ahora, lo que antes solo las mujeres dedicadas al mal hacían, es la norma, la normalidad entre ustedes; vuestros niños con lo que sueñan es con ser secuaces del mal y obtener lo que el Maligno ofrece. ¿Que esperáis así? ¿A dónde pretendéis llegar así?

A Mi Resto Fiel:

Confiad, confiad, confiad. El Maligno quiere borrar el nombre de Mi Amadísimo Hijo de vuestros corazones y mentes paganizándolo todo hasta lo más sagrado. Veréis acontecimientos nunca antes contemplados por mirada humana ¡Nunca antes!

Recordad a Mis Siervos Fieles y seguidlos: Recordad a Noé, a Moisés  -Mi Fiel Amigo-, en medio de la infidelidad de su pueblo, a Mi Siervo Job…

Recordad a Mis Santos; seguid sus vidas. Dadles esos ejemplos de Santidad a vuestros hijos, no permitáis que el Diablo los desarraigue como a árbol sin raíz. Habladles de vuestros ancestros del Cielo. Que la televisión no es mas que propaganda de reclutamiento del Maligno y altamente efectiva. ¿Que no veis que está educando a vuestros hijos y una hora de Misa los Domingos no logra contrarrestar las horas de tiempo que vuestros jóvenes y niños pasan frente al maligno televisor?

¿Qué esperáis de vuestros hijos si no los alimentáis con Mi Palabra, a dónde creen que llegarán así? Os lo digo para que después no me reclaméis de los resultados que vosotros mismos estipuláis, al ignorarlos. Si vuestros hijos no ven que respetáis los días de fiesta de la Iglesia, cómo los respetaran ellos. Sed ejemplo vivo, no palabra muerta.

¿Qué creen que os estoy dando con Mi pobre Francisco rodeado de lobos, que es Mi anhelo que o hagáis ídolo, no! Quiero, Pequeños, que lo imitéis, como él a Francisco de Asís; como Francisco a Mi Amadísimo Hijo, lo entendéis?

Guardaos del mundo, Mis Pequeños, guardaos de él como de aguas infestadas de tiburones; como de un bosque pletórico(*) de lobos. Guardaos del mundo, Pequeños, que Mi Hijo viene y si no os conserváis limpios, el maligno os hará caer con facilidad. Solo la humildad de saber que sois débiles y que no podéis solos los rescatará. No seáis soberbios al creer que podéis estar en el mundo y no mancharos. Os lo digo: No lo podréis lograr.

Resguardaos resguardaos resguardaos.

Si os quedáis solos (como Mi Pequeña) por no seguir a la manada, quedaos solos con la dignidad, con la fe, con el amor, con la esperanza de saber que estáis siendo Fieles  a quien decís seguir, a quien decís amar.

No seáis hipócritas, no caigáis en la mediocridad de predicar una cosa con la palabra y otra con vuestra conducta.

Sed íntegros, sed ejemplo entre vuestros hermanos, que ya lo veis como un ejemplo de humildad dice más que bibliotecas enteras sobre el tema. No es tiempo de palabra, sino de ejemplo vivo ¿Lo comprendéis, Mis Pequeños? ¿Me seguís o seguís al mundo?, es vuestra decisión. Yo no os puedo obligar.

(HABLA NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO)

Pequeñita Muy  Mía

Mi Jesús

Escucha, ya te había hecho que lo notaras y te llamó grandemente la atención. Es una de las modificaciones más malignas que se han obtenido como logros del Maligno sobre Mi Santa Iglesia, no sólo logró que no se orara la Oración de intercesión  a San Miguel, en la Santa Misa, sino que de manera casi imperceptible, el Maligno fue metiendo su intervención hasta que ha logrado modificar la Única Oración que os dejé para ser rezada universalmente, me refiero, por supuesto al Padre Nuestro. Os he querido decir al final. “Líbranos del Maligno”, porque sabiendo que iba a esconde su existencia, esta oración os lo traería a reconocer que existe, que es, que obra el mal, pero OS HABEIS DEJADO ENGAÑAR y ahora rezáis un débil “y líbranos del mal”, con tal cosa, como cosa insignificante. Es mi Deseo de vuestro Señor, vuestro Maestro vuestro Amigo que regreséis, que retornéis a los modos ancestrales que Os di con intención clara, efectiva y definida. Orareis así:

Padre Nuestro

que estáis en los Cielos

Santificado Sea tu Santo Nombre

Venga a nos tu Reino

Hágase, Señor, Tu voluntad aquí en la tierra

como en el Cielo

Dadnos hoy nuestro pan cotidiano

y perdona nuestras ofensas

como también nosotros PERDONAMOS a quienes nos ofenden

no nos dejéis caer en la tentación

más líbranos del Maligno

Tuyo es el Reino, el Poder y Gloria

por los siglos de los siglos (***)

Amén.

 Tristemente, Pequeña ovejita, veo como pocos creen en estos Mis Mensajes, así que averiguad por vuestra cuenta si Mi pequeña no os dice verdad. Cómo Nos Duele cuando al ignorar a Nuestros enviados,  a quien ignoran es a quien envía. ¿Cuando lo entenderán?

(HABLA NUESTRA SANTÍSIMA MADRE)

Pequeñita

Madre

No estés alarmada, todo El Cielo guarda vuestras espaldas. Tened paciencia y continuad en resguardo que conforme el camino avanza, es decir, Mi Amadísimo Hijo asciende al Gólgota los amigos se desdibujan,  van quedando en el Camino, son ahora pocos, serán menos, pero no desistáis, os lo suplico, cada uno de vuestra labor.

No dejéis Nunca de acompañar a Mi Amadísimo Hijo.

Recordad siempre: habéis elegido el Camino angosto, el Andar de Cruz y de soledad, pero, Pequeños, os lo aseguro:

Habéis elegido la mejor parte que es aceptar la invitación absoluta a ser Hijos de Dios.

Queden envueltos en Mi Luz Celeste que nada mal la penetra y vuestras familias, por vuestra donación, las cubro bajo Mi Manto Celeste.

En el nombre de El Padre

de Mi Hijo y del Santísimo Espíritu

Amén.

La Paz sea con los hombres de buena voluntad.

Quedaos en la paz de Mi Hijo.

Amén.

(*) La tradición cristiana utiliza el término de “León de Judá” para representar a Jesús de Nazaret, en tanto éste era integrante de la Tribu de Judá y en el Nuevo Testamento se le menciona como “perteneciente a la tribu de David“. Similar expresión se emplea en el libro del Apocalipsis para designar a Jesús: “Y uno de los ancianos me dijo: no llores, he aquí que el León de la tribu de Judá ha vencido para abrir el libro y romper los siete sellos”.

(**) Pletórico: Gran abundancia de algo.

(***) “Padre Nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre; venga tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan supersubstancial; y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos introduzcas en tentación, antes bien líbranos del Maligno.”

(Mat.6:9-15 Sagrada Biblia. VERSIÓN DIRECTA DE LOS TEXTOS PRIMITIVOS, POR Mons. Dr. Juan Straubinger. La Prensa Católica -The Catholic Press, Inc., Chicago- 1958).

(Domingo de Ramos, 24 de marzo – Esto me fue dictado los días que siguieron a la elección del Nuevo Papa Francisco -El 13 de Marzo-)

HDDH

Año del Señor 2013

Y María del Getsemaní

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.