LOS ÁNGELES ESTÁN A VUESTRO LADO AYUDÁNDOOS

(HABLA NUESTRA SANTÍSIMA MADRE)

Pequeña

Madre Santísima y Amorosísima

Me es Grato, Pequeñita Mía, que hayas hecho lo que Yo, Tu Santísima Madre, requerí de ti. Muchas veces El Cielo os va a pedir que alarguéis una disculpa a quien no deseáis hacerlo, por sentir que ustedes no actuaron mal, pero debéis hacerlo, porque estaMos, desde El Cielo, tratando de ablandar los corazones más endurecidos para que reciban la luz y acepten la protección.

Así que, Mís Amados, Mis Pequeños, Mis Fieles guerreros del Señor, no despreciéis ni una sola petición de Mi Amadísimo Hijo, porque los guerreros Míos no saben la finalidad que el Cielo prepara a través de un acto vuestro. Simplemente, por amor hacedlo. Como cuando vuestra amorosa abuelita os solicita algo, vosotros no decís ¿por que?¿para qué? Haced lo que se solicita de vosotros y CONFIAD.

No queráis (Nuestra Madre ríe un poco) saber los asuntos del Cielo que grandísimamente os trasciende, sino haced vuestra pequeña parte, con Amor, Entrega y Humildad, que si el acto os lleva hasta la humillación, ¿no estarán haciendo lo que Su Amadísimo y Perfecto Maestro, Vuestro Señor y Rey Jesucristo? Os lo digo pequeños, con algo pequeñito que hagáis, el Cielo puede obrar Milagros.

Amen, Virgen Santísima, sin Pecado Concebida

Amen Niña Muy Nuestra y manteneos en la lucha que comienza la parte más aguda y álgida. Confiadse Siempre a Vuestra Santísima Madre que la Batalla es Nuestra.

Amen y perdón por haberme tropezado con mi mezquino orgullo.

Amen Pequeñita

(HABLA MI ÁNGEL CUSTODIO)

Niña Mía (Es Mi Ángel Custodio) Estamos aquí, en la tierra a vuestro lado, y no nos despegaremos de vosotros, de cada uno, a menos que así lo pidan ustedes mismos. Creed que los Ángeles están a vuestro lado ayudándoos, apoyándoos, guiándoos; pero debéis voltear al Cielo y solicitad Nuestra Intercesión y ayuda. No olvidéis a vuestros ángeles Custodios que necesitamos de vuestro permiso para intervenir.

Sabed que los Ángeles caídos interfieren al ustedes cometer actos de pecado, ese es el que ellos toman por “permiso o invitación”, así que cuidad de no pecar, cuidad vuestras palabras, invocaciones y hasta pensamientos, que están prestos a interferir en cualquier descuido vuestro.

Ahora no es tiempo ya de andar descuidados en palabra, en acto, en pensamiento: Cuidad vuestras palabras que son las que os abren las puertas o las cierran, de entrada a vuestro interior.

Cuando veáis películas, no veáis las invocaciones, porque sin daros cuenta las repetís en vuestro interior y es trampa del Maligno para empujar a sus secuaces dentro.

No veáis esas cosas sacrílegas de encantamientos y brujerías que tienen un propósito y es (que) mientras estáis descuidados, descansando pensando que “sólo es un cine o una canción, o una pintura”, son usadas como puertas de acceso a vosotros.

Así, Pequeños, que desde ahora notareis que ya no hay nada inocuo, nada sin intención cargada hacia el Mal. ¡Es una guerra no un parque de diversiones! Y la televisión es un campo de batalla magnético al que son atraídos, como abejas al panal, y al estar así os aplastarán. ¿Lo podéis entender, lo podéis ver, lo podéis creer?

No olvidéis al Gran Arcángel San Miguel que ya despeñó al Maligno y lo volverá a hacer, pero debéis ser fieles a La Casa a la que pertenecéis.

Os lo repetimos: El Tiempo es ya, es ahora o no es nunca. Mientras el conclave se desarrolla vosotros estáis ignorantes de lo que trasciende allí dentro, de lo que ocurre, pero no por eso no está pasando nada, lo mismo es con vuestros aparatos televisivos y tecnológicos: No por no saber cómo operan desde dentro no quiere decir que no ocurra, simplemente que vosotros no lo podéis saber.

Hay un ejemplo que no es agradable, y os pido disculpas por la imaginación en que resultará. Vosotros que coméis carne (que no es ningún pecado, ni prohibido por ley) únicamente veis el plato servido frente a vosotros en la mesa, pero no os imagináis desde donde viene esto. De la misma manera, los mensajes que recibís en la televisión y a través de vuestras computadoras vienen  de caminos similares, si lo supierais apagaríais vuestros aparatos para no volveros a encender jamás, pero como no lo podéis saber, tenéis que Confiar en como El Cielo os advierte.

El niño que va a tocar un cable cargado de electricidad no lo entiende, pero el padre sólo le dice “No lo hagáis”, porque El Padre Sí lo sabe. Así Nosotros del Cielo Lo sabemos, vosotros, Pequeñitos, no; entra ahí el Confiar: A pesar de todo Creo /A pesar de todo Espero/A pesar de todo Amo. (*)

Os solicito, Pequeñita Muy Nuestra poned aquí las oraciones que encontréis a San Miguel Guerrero del Cielo (**), que son muy útiles para vuestra Invocación y Protección. No invoquéis más que con las oraciones que El Cielo tiene probadas y aprobadas y veréis como vuestra tranquilidad re-inunda vuestras almitas convulsas y angustiosas.

Amen, Pequeña

Amen, Amable y gran Ángel de Mi Guarda y Custodio. Gracias por cuidarme en estos maléficos Últimos Tiempos, que como decía San Juan Diego, soy…

 

(HABLA NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO)

Amada

Mi Jesús

Aprended lo que os hemos dejado en estos Hermosos Diálogos, no temáis de hacedlo que podréis comprobar si así lo deseáis, -tenéis Mi Santo Permiso para hacerlo- consultad con un buen párroco o Sacerdote que no encontrará cosa alguna contra lo que llaman la Sana Doctrina, el Magisterio Ancestral de Mi Iglesia, o contra Mi Palabra que es Evangelio, ni contra el Pacto Antiguo. Haced la prueba si queréis.

No tu, (¡Jesús sonríe con tanto amor y ternura!) no tu, sigue así con tu labor y no deis tiempo ni ocupes de cosas mundanas, Eres puente entre el Cielo a la tierra. No desciendas a lo terrenal, mantente Aquí Dentro (Jesús me muestra Su Sacratísimo Corazón) que yo ahí (Señala al Mío) Encuentro Santa Morada.

Amen, Mi Absoluto Amor

Amen, Niña Mía

(Jesús Me besa en la frente con un amor…!)

12 de marzo del 2013

(HABLA SAN JUAN DIEGO)

Niña Mía, Pequeña del Cielo

San Juan Diego a través de tí regresé a la Casa del Padre.

Pequeñita nuestra, talón de familia como yo lo fui en la tierra. Sigue Fielmente a Nuestra Niña Reina Tan Amada y no la dejéis de obedecer en cosa alguna.

Ayúdame a hacerlo así, ayúdame que soy humana y soy tierra, barro, polvo, hojarasca…

Tienes siempre Mi Humilde auxilio y mi pobre intercesión, Niña No desobedezcas a nada la Nuestra Reina aquí en el Cielo y allá en la tierra mexicana desde donde es patrona Universal.

 (*) PLEGARIA DE SAN MIGUEL EN FÁTIMA:

Dios Mío/ Yo creo, Espero, Os Adoro, Os Amo/ Os Pido Perdón por todos aquellos que no creen, que no Esperan, que no os Adoran, que no os aman/ Santísima Trinidad:/Padre, Hijo y Espíritu Santo/ Yo os Adoro con profundo Respeto/ y os ofrezco el Precioso Cuerpo y Sangre/ El Alma y La Divinidad/ De nuestro Señor Jesucristo/ Que está presente e todos los Tabernáculos de la tierra/ en reparación de las ofensas, sacrilegios, indiferencia con las cuales ÉL es Ofendido./ Por los Méritos Infinitos de Su Sagrado Corazón/ y del Inmaculado Corazón de María/ yo te Suplico/ por la Conversión de todos los pecadores./ Amen/.

(**) El Arcángel Miguel (en hebreo: מיכאל Mija-El, “¿Quién como Dios?“); en árabe: ميخائيل Mījā’īl; en griego: Μιχαήλ Mijaíl; en latín: Michael) es el Jefe de los Ejércitos de Dios en las religiones judía, islámica y cristiana (Iglesias Católica, Ortodoxa, Copta y Anglicana).

En el “tiempo final” aparecerá la verdad de la historia, cuando los justos sean levantados para la recompensa y los impíos, para el suplicio eterno: En aquel tiempo, se alzará Miguel, el gran Príncipe, que está de pie junto a los hijos de tu pueblo. Será un tiempo de tribulación, como no lo hubo jamás, desde que existe una nación hasta el tiempo presente. En aquel tiempo, será liberado tu pueblo: todo el que se encuentre inscrito en el Libro. (Dan 12, 1)

ORACIÓN DEL PAPA LEÓN XIII

 (Sancte Míchaël Archángele, defénde nos in prælio, contra nequítiam et isídas diábolo esto præsídium. Imperet illi Deus, súpplices deprecámur: tuque, Princeps milítiæ cæléstis, Sátanam aliósque spíritus malígnos, qui ad perditiónem animárum pervagántur in mundo, divína virtúte, in inférnum detrúde. Amen)

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha; sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio. Que Dios manifieste sobre él su poder, es nuestra humilde súplica; y tu, Oh! Príncipe de la milicia celestial, con el poder que Dios te ha conferido, arroja al infierno a Satanás  y a los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas. Amén

JACULATORIA:

Su nombre en hebreo es Mi-ka-El, significa “Quién como Dios”. Fue este el grito de batalla con el cual venció a Lucifer con los ángeles rebeldes y reunió bajo la misma bandera a todos los Ángeles fieles. Se puede decir como una poderosa jaculatoria en cualquier momento de necesidad.

¿Quién como Dios? Nadie como Dios

¿Quién como Dios? Nadie como Dios

¿Quién como Dios? Nadie como Dios

HDDH

(Marzo 12, durante el primer día del cónclave para elegir Papa)

Año del Señor 2013

Y María del Getsemaní

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.