ESTE ES EL TIEMPO: ES YA, ES AHORA, ES HOY

 

(HABLA DIOS PADRE)

La paz sea Contigo, Pequeña

Y Contigo, Abby

Escucha: Vamos a platicar de una realidad que tus hermanitos parecen olvidar: Cuando vino la Santa Crucifixión de Mi Amadísimo Hijo los amigos huyeron, sólo el círculo más apegado permaneció, los demás se alejaron, temieron por sus vidas. Este es el caso que se va dando a pasos agigantados.

(HABLA UN ÁNGEL DEL SEÑOR)

Era fácil lanzar vítores a Su Triunfal entrada a la Tres veces Santa Ciudad de Jerusalén, Pequeña, pero después de eso, los que no estaban Enamorados del Cielo, los que no colocaban al Padre por encima de todo lo humano, volvieron al mundo. Ese es el caso ahora. Por eso no os espantéis cuando os advertimos que muchos dejaran solo al Señor de señores y Rey de reyes.

Cuando se ofrezcan las Coronas de Espinas, son pocos las que las portarán con el debido respeto y Dignidad, muy pocos. Aquellos en que pese más la vergüenza y el miedo a su reputación no sostendrán la cabeza en alto y la retirarán de sus rostros.

Muchos no querrán la Flagelación, y así, Pequeña, muchos se alejarán, por eso os decimos que sólo aquellos que AMEN VERDADERAMENTE AL SEÑOR DEL CIELO Y DE LA TIERRA PERMANECERÁN HASTA EL FINAL.

¿Cuántos iban detrás del Señor en el Camino al Calvario? Eran muy pocos. Satisfechos de haber sido curados de sus males físicos y espirituales, se alejaban de regreso al mundo y eso es, precisamente, así es el tiempo que se avecina. Por eso os decimos quienes están por recibir alguna recompensa, algún premio en la tierra, sucumbirán a los embates, sólo quienes hayan dejado para seguir al Señor de señores y Rey de reyes, los que VERDADERAMENTE encuentran amargo al mundo y hayan renunciado a él, llegarán hasta el final. Por eso Jesucristo os ha dicho cómo habrían que Seguir sus Huellas, porque de lo contrario no prevalecerán. ¿Lo entendéis, Pequeñitos?

Todo aquello que os aleje del Cielo, que os desvíe del Camino: alejaos de ellos porque de lo contrario os alejará del andar tras las Huellas Ensangrentadas hacia la Cruz.

(HABLA  MI ÁNGEL CUSTODIO)

Niña mía, soy vuestro Ángel Custodio y yo te diré como irte cuidando en estos maléficos tiempos. No te asustes pero tampoco te confíes, que son pocos los Fieles al Señor, Dios de dioses y Rey de reyes, Dios Verdadero y Hombre verdadero, quien como Hombre Verdadero os está solicitando vuestro Amor y vuestra Amistad en amor y fidelidad. Tenéis que ser muy cautos al andar por el mundo porque los eventos se han precipitado hacia su final. El cielo tiende la mano hacia el hombre y éste la rechaza. Mudar de parecer, Pequeños, dejad de jugar y ved que las actividades a las que dedicáis vuestro tiempo no son para sembrar en El Cielo, sino en la tierra y el mínimo viento esparcirá las semillas de los sacos terrenales, y el mínimo fuego las consumirá y un poco de agua las ahogará; así que tened semillas de Fe, de Esperanza, de Buenas Obras, de Caridad, de oración y meditación con el Santo Cielo que es la única “moneda” que valdrá en poco. Dejad de acumular papel que es solo eso, combustible al fuego.

(HABLA NUESTRA SANTÍSIMA MADRE)

Pequeña muy Nuestra, Pequeñita Mía:

Siempre han sido contados los Verdaderos Amigos del Cielo. Atended a los llamados, no dejéis de acudir a ellos para Guía del Cielo, que continuarán llegando como una mano firme y amorosa. No os asustéis cuando son llamadas fuertes, pero entended que los tiempos que viven no ameritan que sea de otra manera.

Acordaos que el más grande regalo que podéis haced al Cielo, además de conservaros Santos, es traer a una ovejita del rebaño de Regreso a Mi Santo Seno, no escatiméis esfuerzo en traedme a una, a una sola, que Yo, Vuestra Santa Madre Sabré como retenerla entre Mis Amantes Brazos.

(HABLA NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO)

Acudid a la Santa Iglesia lo más posible a recibir la Eucaristía, a confesaros, a oír Mi Santa Palabra. Aprovechad que aun hay La Santa Misa que no sabéis los planes del maligno para dañar Mi Iglesia.

No dejéis pasar más tiempo para regularizar vuestros Sacramentos. Si estáis pensando en ello, dejad de pensad y haced, que en poco no os será fácil encontrar quien os case, quien bautice a vuestros hijos…

No dejéis lo importante para mañana, que el mañana es un tiempo muy incierto, Pequeños Amados Míos.

Decid a vuestros vecinos y amigos que bauticen a sus pequeños, que no esperen más.

(HABLA DIOS PADRE)

Pequeña Niña Mía, Abba,

Ahora que ya lo saben, os lo pido de la manera más encarecida: Haced lo que del  Cielo se os dice, no os enfadéis por las amonestaciones, sino verlas y tomadlas como un Amor grande y desesperado por haceros entender. No dejéis de acudir semana a semana a esta Guía que de El Cielo os enviamos, para que hagáis lo que se os va diciendo.

Si os fijáis y leéis a Mi Santa Palabra y a Mis Místicos y Profetas veríais que son como cartas de amigos apoyándose unos a otros. Fijaos y veréis como todo converge al mismo punto de énfasis en cada llamado. ¿Lo podéis ver? Leed a Mis escogidos y veréis como os vamos diciendo lo similar de distinta manera para que entendáis. Ninguno  habla de cosa o tema distinto de lo que El Cielo os dice en esa particular ocasión. Oídlos más a ellos que a los Maestros de la ley que se pueden equivocar, porque se fundan en Su propia Inteligencia y ésta puede ser manipulada por el maligno al torcer su pensamiento. Mis místicos y profetas, Mis santos ancestrales y Mi Sagrada Palabra son las guías más seguras, porque vienen de Mí, que son Fuente de Bien y Verdad. Así que tened cuidado de tomad las opiniones de hombres como dogmas, que no lo son.

Pequeños, tened mucho cuidado al andar por el mundo que los demonios andan sueltos, y os lo repetimos: y El Maligno como león rugiente tras los Míos.

Os amo, Amados Míos, inconmensurablemente,

Vuestro Padre de Bien absoluto, de Poder y Verdad.

(HABLA MI ÁNGEL CUSTODIO)

Esta época es aquella (que) las profecías os anunciaban y si bien se os vienen grandes cataclismos; será el tiempo de los profetas y los místicos, los héroes y los santos. No desperdicies este tiempo anunciado para convertiros en Santos. Este es el tiempo, es ya, es ahora, es hoy.

Cómo quisieran los Santos, que tanto Aman al Señor en el Cielo, estar entre vosotros, pero ellos ya han pasado la prueba. Pedidles su ayuda y asistencia en todo momento, que prestos están para interceder por vosotros. En sus fechas y fiestas especiales orad con ellos por la humanidad. No despreciéis al ejército de Santos que están deseosos y anhelantes de ayudaros. Esto es muy importante: no lo olvidéis.

HDDH

(Marzo 03)

Año del Señor 2013

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.