Se nos ofrece tanto por tan poco…

opus-dei-2b3f262ea877ddc16ab6017b3f5e26fa

El domingo 16 de julio de 1251, San Simón Stock, Superior General de los Padres Carmelitas del convento de Cambridge, estaba rezando por el destino de su orden, cuando se le apareció la Virgen María.

Estaba Ella vestida de hábito carmelita, llevaba al Niño Jesús en sus brazos y en su mano el Escapulario, que le entrega diciendo: “Recibe hijo mío este Escapulario de tu orden, que será de hoy en adelante señal de mi confraternidad, privilegio para ti y para todos los que lo vistan. Quien muriese con él, no padecerá el fuego eterno. Es una señal de salvación, amparo en los peligros del cuerpo y del alma, alianza de paz y pacto sempiterno ”.

Sábado 16 de Julio “Memorial de Nuestra Señora del Monte Carmelo”

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.