Llegar con Corazón puro y manos limpias a este Domingo de Pentecostés

Muy Queridos Hermanos:
El espíritu de Ira y División está muy fuerte lo veo a mi alrededor con una fuerza como nunca. Hay ira y enojo por todos lados.
Por Favor hagan un examen de conciencia y prepárense con EL Sacramento de La Confesión o Reconciliación para poder Recibir los regalos de El Espíritu Santo este Domingo de Pentecostés. Reconcíliense con su hermano con el que tengan algún mal sentimiento.
El Malo no quiere que lleguemos limpios a Pentecostés para que así no recibamos Sus Santos Dones y Regalos: Quiere que lleguemos con el corazón cerrado para que nos salgamos con las manos vacías.

Así como La Santísima Virgen en Fátima pidió La Consagración de Rusia y no se realizó, nos pide por medio de sus profetas que cada uno de nosotros renueve en este Aniversario de Fátima la siguiente Consagración:
(Pueden hacerlo este Sábado “Día de María).

CONSAGRACIÓN AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Sagrado Corazón de mi adorado Jesús,
manantial de misericordia infinita,
recibe en este día la entrega total de mi ser.
Toma mi vida, la ofrezco a Ti
Sea Tu Corazón Sacrosanto, manantial de gracias,
no sólo para mí, sino para toda la humanidad,
la cual en este momento junto a mí, entrego a Tu protección.
Te entrego mi corazón, para que éste te ame sólo a Ti,
Te entrego mi vista para que yo mire Tu Amor por doquier,
Te entrego mis oídos para que éstos escuchen Tu latir,
Te entrego mi pensamiento para que éste;
resguardado por Ti, sea constantemente himno de adoración,
Te entrego mis manos y mis pies para que sean a Tu semejanza,
Bendición para mis hermanos y hermanas.
Sagrado Corazón de mi adorado Jesús,
hoy te acepto como mi refugio en todo momento de angustia y tribulación,
te acepto como protector y custodio de mi vida sobre todo en los momentos de tentación.
Sagrado Corazón de mi adorado Jesús,
desde hoy me entrego totalmente a Ti.
Te ruego me ampares en esta vida para que nada ni nadie me separe de ti.
Manantial infinito de misericordia, toma posesión de mi ser,
yo a cambio prometo amarte y hago propósito de no ofenderte jamás.
Acoge te ruego, esta mi Consagración a Ti,
y guárdame desde este momento como posesión Tuya.
Amén.

CONSAGRACIÓN AL INMACULADO CORAZÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

Yo………… me entrego, Madre, a Tu protección y a Tu guía;
no deseo caminar solo en medio de la tempestad de este mundo.
Ante Ti me presento, Madre del Divino Amor, con mis manos vacías,
pero con mi corazón colmado de amor y esperanza en Tu intercesión.
Te ruego me enseñes a amar a la Santísima Trinidad con Tu mismo Amor,
para no ser indiferente a Sus llamados ni indiferente a la humanidad.
Toma mi mente, mi pensamiento, mi consciente e inconsciente,
mi corazón, mis deseos, mis expectativas, y unifica mi ser en la Voluntad Trinitaria,
como lo hiciste Tú, para que la Palabra de Tu Hijo no caiga en terreno árido.
Madre, unido(a) a la Iglesia, Cuerpo Místico de Cristo: sangrante
y despreciado en este instante de oscuridad,
elevo a Ti mi voz suplicante para que la discordia entre los hombres
y los pueblos sea aniquilada por Tu Amor Materno.
SOLEMNEMENTE TE CONSAGRO HOY, MADRE SANTÍSIMA, TODA MI VIDA DESDE MI NACIMIENTO. CON PLENO USO DE MI LIBERTAD, RECHAZO AL DEMONIO Y SUS MAQUINACIONES Y ME ENTREGO A TU INMACULADO CORAZÓN. TÓMAME DE TU MANO DESDE ESTE INSTANTE, Y A LA HORA DE MI MUERTE, PRESÉNTAME ANTE TU DIVINO HIJO.
Permite Madre de Bondad, que esta mi consagración,
sea llevada en manos de los Ángeles a cada corazón
para que se repita al infinito en cada criatura humana.

Amén.

(Dados a Luz de María)
“Una Oveja de El Señor vale más que mil reinos”
Y María Del Getsemaní

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.