IN MEMORIAM

dimis

Olivita

cresp_n_negro

IN MEMORIAM:

DIOS VINO Y NOS HABLO

La vida de una mujer humilde tomada por el Señor para bien de las almas. Una humilde campesina entrada en años, caminaba hacia su casa situada en la población de Garagoa-Boyacá. Rezaba el santo rosario, cuando de pronto, un señor muy hermoso le salió al paso en un puente cercano a su rancho.  El estaba sentado en ese lugar, cuando todo se iluminó y ella cayó de rodillas creyendo que era un ángel o un santo. Esto ocurriría en el año de 1987. Este señor, tenía ropas relucientes, era hermoso, tenía ojos claros “ojizarco” (según palabras de la anciana mujer), era muy alto, imponente pero muy amable, se identificó como JESUS DE NAZARET, y le dijo que venía caminando por el mundo entero llamándonos a la conversión. Relataba también hermosamente Olivita:  “El, brillaba más que un sol de verano”. “Luego me llamó por mi nombre y me dijo: Oliva, mi Madre y yo estamos caminando por el mundo entero tras mis ovejas, muchas están descarriadas y yo vengo pronto a juzgar a este mundo”, “Vengo a darle un mensaje, para que lo hable a donde vaya, y crean sin ver”, ” Algunos se burlarán, pero otros reconocerán mi voz, entenderán mi mensaje y me seguirán”. Oliva decía que “El tenía como un bastoncito (posiblemente un cetro) y un libro grande y brillante (más adelante le explicó que era el libro de la vida)”.

Jesús le hablaba con mucha ternura y sencillez, pero a la vez con gran profundidad del cielo, le dejó ver el infierno y también la purificación del purgatorio. Le hablaba de la bíblia, de la Iglesia verdadera de Jesús, de como vestirse y comportarse, de llevar vidas austeras sin ser amantes del dinero y sobre todo, de su pronta segunda venida.

También el Señor le hacía advertencias y le hablaba de nuestros pecados y sus consecuencias, decía Oliva: “Dios va a sacudir el mundo, por culpa del aborto y tantos pecados nuevos que lo ofenden mucho, por haber preferido caminar en tinieblas y no seguir su luz”

Definitivamente como lo dijo nuestra Señora en el Magnificat, …”Dios dispersa a los soberbios de corazón y se manifiesta a los humildes” (Lucas 1, 46-55).

Esta santa mujer, quien era una campesina iletrada y anciana, fue entrevistada constantemente por sacerdotes e incluso por obispos. Fue motivo de burla para algunos, pero también de asombro para teólogos y estudiosos de la palabra de Dios, quienes quedaban confundidos ante tanta sabiduría escondida en una mujer sencilla y supuestamente ignorante, que a duras penas sabía sembrar cilantro y cuidar unas pocas gallinas.

Su mensaje fue insistente: “Vuelvan a Misa y comulguen los Domingos, háganlo también los primeros Viernes de cada mes, háganle caso al Señor”.

“Conságrense de nuevo al Sagrado Corazón de Jesús y el Corazón de la Inmaculada Virgen María”. “Prepárense y haga una buena confesión y conozcan la doctrina del Señor y su verdadera Iglesia”.”Vayan por el mundo llevando el evangelio, recojan a las ovejas perdidas y anuncien la palabra de Dios”.

Insistía: “No es hora de seguir perdiendo el tiempo!”

Hoy Olivita ha partido a la casa del Padre. Por medio de ella, Dios vino, nos habló y a los soberbios nos dejó confundidos con su sencillez.

Esto queridos lectores, esta pasando en el mundo entero, Dios nos está hablando, nos está exhortando a volver a sus brazos llenos de misericordia. Nos invita a ser pequeños, sencillos, buenos, nos pide que nos confesemos, comulguemos y oremos.

Dios nos habla por medio de apariciones como Medjugorje, nos habla por medio de profetas como el papa Francisco, nos llama la atención constantemente por medio de gente humilde y sencilla como esta santa Olivita, en definitiva: Nos quiere de vuelta a su amor.

Ojalá no endurezcamos nuestro corazón a la voz del Señor, quien hoy se viste de misericordia, y se esconde en esta mujer sencilla, pero también alguna día se le veremos como el justo juez, quien pesará en la balanza nuestras vidas y nos llamará ante su presencia diciéndonos: “Venid benditos de mi Padre…” o a otros “Apártense de mi, a ustedes no los conozco”. (Mateo 25, 34)

Olivita, descanse en paz y nosotros a trabajar por el Reino de Dios.

 (Fuente: Felipe Gomez Facebook Jul 28 2015)

Consagración al Corazón Inmaculado de María Santísima:

María, Maestra de los Apóstoles de los Últimos Tiempos Tom

Consagración a El Sagrado Corazón de Jesús:

Mes del Sagrado Corazón de Jesús – Santísima Virgen

Consagración de Las Familias a San José:

Entrar a Familias en la parte superior de este sitio.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.