NO SON MAS QUE LEPROSOS DEL ALMA Y MERECEN COMPASIÓN

(HABLA DIOS PADRE)

Pequeña

Abba

Lo que escribes es Verdad de Verdades y lo sabes.

Te has estado acoplando a esta nueva vida que es una en retiro. Tu contacto con el mundo es porque así Lo solicito de ti y para conseguir lo mínimo que requieres para subsistir . Es tan difícil para Mis hijitos dar este paso del retorno que es el vivir como deben hacerlo hasta el mero final. Yo, pequeña, Vendré a Recogerte cuando haya culminado tu misión bella y sea tu tiempo, pero antes has de seguir un poco mas, un tiempo mas. Has de acompañar a mis ancianitos, incluyendo a tu propia abuelita, en su descenso, mas abuelitos putativos que tendrás y los verías como si fueran tu propia abuela Alicia para amarlos como lo hiciste a ella, a tu Amada Abuela. Como si fueran tu propia Abuela. A veces no sabes como amar al prójimo que ves tan lleno de maldad, dureza y egoísmo y sales corriendo, herida, pero debes amarlos con el amor compasivo que se ama al ciego, al leproso porque aunque tu los veas (y eso no te suscite piedad sino coraje) erguidos, henchidos en su soberbia, en sus éxitos del mundo, con sus ropajes y dinero, no son mas que leprosos del alma y merecen compasión, pero, Pequeña, no esperes nada a cambio, ni un “gracias”, ni un gesto de amabilidad y aceptación que muchos te odian porque tu alma brilla y tu mente es clara y no hay lepra en tu alma y ellos quieren a los que son como ellos: leprosos, enfermos del alma Entre ellos no están tus amigos, pero sí son tu prójimo. Recuerda siempre las obras de Misericordia ( inclúyelas nuevamente aquí *) y la oración de San Francisco (**) que ya llevas tiempo sin hacerla, y esa es tu brújula de cómo guiarte entre tus hermanos. Mi Hijo, Pequeña, caminaba por los caminos con las manos abiertas, con los brazos abiertos de par en par para Dar lo que de Él pedían: así tu: no te detengas ni a esperar las “gracias”. Sea material, sea guía espiritual, sea consejo.

Gracias Abba, ya no sabía cómo estar entre los hombres y esa era la oración que hacía antes de salir de casa y así podía relacionarme. Gracias, Abba por darme la brújula que había perdido.

Lo preguntaste, Pequeña, y lo tuyo, Mi pequeña criatura tan amada, no quedará sin respuesta como lo ves.

(*) LAS OBRAS DE MISERICORDIA Corporales

1. Visitar y cuidar a los enfermos.

2. Dar de comer al hambriento.

3. Dar de beber al sediento.

4. Dar posada al peregrino.

5. Vestir al desnudo.

6. Redimir al cautivo.

7. Enterrar a los muertos.

OBRAS DE MISERICORDIA Espirituales:

1. Enseñar al que no sabe.

2. Dar buen consejo al que lo necesita.

3. Corregir al que yerra.

4. Perdonar las injurias.

5. Consolar al triste.

6. Sufrir con paciencia los defectos de los demás.

7. Rogar a Dios por vivos y difuntos.

(Catecismo de la Iglesia Católica, Compendio. Ediciones CEM, 2008 Pp.121-122; 77; 180)

  (**) La Oración de la Paz de San Francisco

Señor, haz de mí un instrumento de tu paz:

donde haya odio, ponga yo el amor;

donde haya ofensa, ponga yo perdón ;

donde haya discordia, ponga yo  la unión

donde haya duda, ponga yo fe;

donde haya error, ponga yo verdad;

donde haya desesperación, ponga yo esperanza;

donde haya tristeza, ponga yo gozo.

donde haya sombras, ponga yo luz;

Señor, que no me empeñe tanto

en ser consolado como en consolar,

en ser comprendido como en comprender;

en ser amado como en amar.

Porque es dando como se recibe

es perdonando como se es perdonado;

es muriendo como uno resucita a la vida eterna.

Amen

 (HABLA DIOS PADRE)

Pequeña

Abba

Vas comprendiendo y recordando cómo es el amor al prójimo? Lo aplicaste hoy con tu hermano Juan?

Sí, Abba

Y te sientes…

Bien.

Menos lenguaje soez que aun eres grosera y ya no necesitas tanta grosería.

Sí, Abba.

Ve diciendo la Oración de San Francisco mientras andes por la calle, en el transporte repítela una y otra vez y apréndete las obras de misericordia para que salgan de ti, como naturalmente de una fuente de agua clara y cristalina.

Sí, Abba.

Pequeñita, a veces no es suficiente ENSEÑAR, sino que hay que recordarles lo enseñado, lo aprendido, y si es necesario retroceder un pasito para que el siguiente sea firme, así lo haremos. Nuevamente las obras de Misericordia y el amor al prójimo que lo dejaste en segundo lugar (donde corresponde) por aprender en estos años el mas Grande Mandamiento El Amor a tu Padre y su obediencia, pero una vez que ya tienes establecido el Primerísimo hay que reinsertar o reincorporar adecuadamente el segundo. Lo vi en la Iglesia, al lado de tu familia ¡insólito? y lo hiciste estuviera quien estuviera tu te cubriste con velo y te arrodillaste donde nadie mas, es decir, la lealtad a Mi, Tu Amado Padre, es primero que cualquier gesto social. Si de ti se burlan por hacer las cosas como a Mí, tu Amado Padre agradan, pues, Pequeña, mas mérito para el cielo. Lo entiendes?

Sí, Abba.

(HABLA NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO)

Escribe en verde

Jesús?

Me colocas el color del olivo, pero soy infinitamente mas amor que olivo, nunca lo olvides, pero entiendo que así es tu Misión pero el olivo no solo es Getsemaní sino siempre y fundamentalmente ESPERANZA, Esperanza, Amada Mía, Esperanza. El Getsemaní es cada vez, a cada instante mas el pasado y la fuerza de la esperanza y el amor mas el futuro. (*) (Jesus Me recuerda la visión que tuve hoy durante la Sagrada Eucaristía: un jardín de rosales tan grande que parecía infinito y de ahí Jesús me daba un ramo de rosas atado con una cinta y yo lo tomaba como si fuera un niño abrazado  y se lo daba a otra persona, a cada persona con quien tenia contacto le daba uno que Jesús Mismo me daba a Mí). Es que ya tenemos que dar. Las rosas son tantas que no se acaban nunca. Y hay una blanca ya abierta en mi alma que expira su perfume.

 (HABLA SANTÍSIMA NUESTRA MADRE)

Por que crees que La Rosa es Mi flor?

No lo sé, Madre

Por su suavidad y como cada pétalo abraza al anterior con firmeza y seda, al tiempo. Así es Mi Abrazo como la rosa abraza a cada uno de sus petalitos. Diles para que no teman mis brazos.

(HABLA UN ÁNGEL DEL SEÑOR)

Pequeña, soy un Ángel del Señor. Como verás todo se da exactamente como el Cielo te lo indica, en lo individual, así lo has podido comprobar. De idéntica manera será global, en el mundo entero con los acontecimientos anunciados. No te asustes estas donde debes y sépanlo que ya el tiempo no es tiempo, como os lo ha dicho Nuestra Señora y Reina de los Ángeles, ya no se apresuren, hagan con cariño, delicadeza y tiempo cada acto de amor, profundicen en él. No tengan ya prisa que si están en familia, como os lo indicamos para este tiempo, no tienen a donde ir, mas que mas dentro de los Corazones de Jesús y de María Santísima. Adéntrense mas y hurguen en ellos para dar hasta la ultima gota de amor, como miel buena, al hermano, al prójimo, no escatimen en dar amor ni en hacer el Bien, que son  pocos los que están totalmente con nosotros, y si son pocos, sea totales. Amen, mis niños amados

Amen Ángel del Señor

(HABLA SAN MIGUEL ARCÁNGEL)

Tengo que cerrar con fuerza y espada de fuego estos hermosos diálogos, Pequeña, porque a veces no crees posible que sea el Cielo quien te habla, pero lo es, y Yo San Miguel Arcángel, Príncipe de la milicia Celestial, vengo a cerrar con fuego bueno para que se quede en tu alma y creas y creas, Pequeña del Padre Amado. Sigue tu labor en discreción y humildad que no hay arma mas poderosa contra el Enemigo que la humildad. Mientras desees ser pequeña, serás grande, en cuanto piden ser Grandes se vuelven insignificantes para la lucha.

Que así sea San Miguel

Quien como Dios+

Nadie como Dios

Quien como Dios

Nadie como Dios

+Quien como Dios

nadie como Dios

Así sea, Pequeña

Gracias Amado Guerrero Celestial.

(*) Escogí el color verde ( por el olivo) para Jesús Amado. Así identifico Su Santa Voz  en los Libros que Me han ido dando; el rojo para cuando Habla Dios Padre; azul para el Espíritu Santo de Dios; guinda para Nuestra Madre Santísima… 

 

Año del Señor 2013                                                                         Y María del Getsemaní

 

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario