EL CIELO TARDE O TEMPRANO RECOGE A LOS SUYOS

 

(HABLA DIOS PADRE)

 Siento mucho, Pequeña, que tu recepción haya sido tan anormalmente fría. Se de la soledad que no mengua aunque estés entre los que son supuestamente los tuyos. Ya no hay mas tuyos,  mas que en El Cielo. Era un intento por tenerte un poco acompañada, pero no está resultando como estaba planeado. Tu has cumplido con tu parte y eso es lo que El Cielo toma a cuenta, estás en casa de tus padres y lo que el entorno responda ante tu presencia es responsabilidad de cada uno. La tristeza que te embarga es ya enorme porque no mengua aunque no estés en un Hotel: es la misma. Pequeña, parece que a los míos no los quieren, no los aprecian, no los procuran y sólo cuando parten es cuando ven quienes eran y tu no eres excepción. Casi se pueden ver los golpes como moretones en tu corazón los golpes de la falta de amor, de la falta de cuidado, de la falta de consideración. Es que ya no debes tener nada que ver con el mundo, mas que para servicio al Cielo. Pequeña, siento tanto que todo se haya dado de tan cruda y mala manera para ti y los míos que ya no aguantan mas. Mis pobres, mis viudas, mis huérfanos y mis abandonados son los únicos que claman al Cielo para que venga Mi Hijo, El Cristo, o para que vengamos por ustedes. Este nunca fue el plan del cielo, pero el amor se ha vuelto como un articulo de lujo que casi nadie recibe ni en la Nochebuena. Ahora no estás como para festejos porque tu corazón está sangrando y tu alma sufriente. Lo se, Pequeña, se que es lo que anhelas, pero aun falta un poco mas sobre esta cruel tierra. Haz hecho lo debido, Pequeña, has obedecido a tu Padre. Sigue escribiendo, Pequeña, que soy YO Abba quien te dicta, aunque no lo creas ahora. Mira, El Cielo tarde que temprano recoge  a los suyos. Todos quedan como Mi Hijo cubiertos de sangre y abandono, y tu Pequeña, no eres la excepción. Vas camino al calvario cargando tu Cruz, pero recuerda detrás del Calvario está el paraíso y tenlo por seguro que allí llegarás, ahí llegarás. Al regresar aquí cierras el circulo de donde saliste hace ya muchos años ¿14? Recuerda que estas haciendo Mi Plan que ahora no puedes ver lo que continua, pero debes CONFIAR.

(HABLA NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO)

 Amada Mía de Mi Corazón Inmaculado, estas ya hastiada y cansada de mundo y aun falta un poco mas. Estás donde debes, eso no lo dudes. El Camino al Gólgota es esta ruta. Recuerda siempre la indiferencia y hasta la burla con que tu Divino Maestro, tu Señor, tu Amigo fue maltratado al Caminar hacia el Calvario. Los míos, que me siguen, no tienen rumbo diferente. Has aceptado tu Cruz de Soledad, de indiferencia y con ella cargas con dolor que te lacera el pecho, pero ahí vas. No desistas, que aquí es donde debes estar. Ahora es tu momento de estar aquí, cuando no ves qué hay detrás de la curva debes confiar en lo que de El Cielo de digan, siempre confiar. El Cielo te contiene y te acoge con amor. No lo dudes.

(HABLA NUESTRA SANTÍSIMA MADRE)

 Pequeñita

Madre?

Haces bien en estar aquí tratando de acompañar a tu madre y a tu padre. No es fácil porque les traes hogar y no están acostumbrados a ello, les traen Cielo y no lo conocen. Mantente en la virtud, Pequeña,  y no desistas.

 

(HABLA SAN JOSÉ)

 Pequeñita del Padre Amado

San José

Queda en la paz de Amadísimo Hijo Jesucristo, que te baste y te sobre saber que estás haciendo la voluntad del Padre, no la tuya, como Mi amado Hijo (se hinca en reverencia) al aceptar su cruz. Estás en la Voluntad del Cielo, no lo dudes. Los que son de Mi Hijo, hacen, como Mi Hijo mismo, la Voluntad del Padre Amado aun cuando no sepan porque ni para qué y no lo preguntan, como tu, solamente aceptan Su voluntad por encima de la propia. Has sido muy valiente al regresar. Queda en la Paz de Mi Hijo

(HABLA SAN MIGUEL ARCÁNGEL)

 Hijita, no sabes lo distinta que ya eres a todo lo que te rodea, Tres años te fuiste a tu Conversión y eres otra: quien debes ser. Ellos, no. Tu mirada es espiritual, la de ellos material. EL Padre se alegra que hayas cumplido y estés en el retorno a donde debes estar ahora, por el momento. Recuerda que ya no eres del mundo.

 

(Diciembre 23)

Año del Señor 2012                                                                              Y María del Getsemaní

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario