SIMPLEMENTE DECIDME:

Sacre-Coeur

En este Aniversario de Mi Sagrado Corazón* y el contiguo, pero unido en matrimonio indisoluble de amor maternal del Inmaculado Corazón de Mi Santísima Madre**, os regalo esta frase que al ser presentada con devoción, entrega y CONFIANZA al comenzar a orar, simplemente y con fe decidme:

Señor Jesús: hágase según Tu Amor

Si Me queréis encargar a alguno, simplemente decidme: “En (nombre de la persona) hágase, Señor, Según Tu amor“. En vosotros mismos ya no Me saturéis con  peticiones e intenciones; simplemente con fe perfecta, con la confianza de un pequeño  en  los Santos Brazos de su Madre Amada que no lo dejarán caer,  y quien sabe lo que es mejor para su hijo de pecho, con esa misma entrega decidMe:

 “Señor Jesús:  (en esta situación) hágase según tu Amor”

Este Regalo infinito y sencillo os lo doy como fruto de Mi Sacratísimo Corazón y del Corazón Inmaculado de María Santísima.

Señor Jesús: Hágase según tu Amor“.

Os Bendigo a Cada uno Según Mi Amor en este día por cada uno de vosotros, Mis Hijitos.

No os olvidéis de este regalo que es  tan poderoso que sólo hasta que lo pongáis en constante practica lo podréis aquilatar. Con él y por él comenzaréis a madurar en el Amor. No lo desaprovechéis.

(Habla Nuestra Santísima Madre “Del Inmaculado Corazón”)

Mis chiquitos que han seguido: Al estar en Mi Inmaculado Corazón han llegado al Sacratísimo Corazón de Mi Hijo Amado. Comenzad por esta frasecita sencilla. Y ya no pidáis más que ello, si queréis madurar en la fe.

Haced en todo como Mi Hijo os dice.

“Hágase Mi Señor Jesús según tu Amor”

P.D.

En cuanto a las intenciones al rezar la Coronilla*** dígase con fe, entrega y devoción:

Mi Señor Jesús: Hágase según tu Amor

*Viernes 27 de Junio ” Solemnidad de El Sagrado Corazón de Jesús”

**Sábado 28 de Junio “Memorial del Inmaculado Corazón de María” 

***Se refiere a La Coronilla del Amor que está en el Diálogo: “Ahora sólo siendo extraordinarios en tiempos ordinarios lograréis que se os abran las puertas.”

De la Consagración al Sagrado Corazón de Jesús durante el mes de junio (dura 30 días) la que corresponde a hoy es la siguiente:

ACTO DE CONTRICIÓN:

¡Dulcísimo Corazón de Jesús,
que en este Divino Sacramento estás vivo e inflamado de amor por nosotros! Aquí nos tienes en vuestra presencia,
pidiendo perdón de nuestras culpas e implorando vuestra misericordia. Nos pesa, ¡oh buen Jesús!, haberte ofendido,
por ser Vos tan bueno que no mereces tal ingratitud. Concédenos luz y gracia para meditar tus virtudes
y formar según ellas nuestro pobre corazón. Amén. 

MEDITACIÓN CORRESPONDIENTE AL DÍA  27 DE JUNIO:

PIDAMOS AL SAGRADO CORAZÓN,
POR EL AUMENTO DE ESTA DEVOCIÓN EN NOSOTROS Y EN TODO EL MUNDO

¿PODRÍAMOS dejar olvidada esta súplica entre las muchas que acabamos de dirigir estos días al Sacratísimo Corazón de Jesús? ¿Podríamos dejar de interesarnos vivamente en su presencia, para que cada día sea más y más ardiente en nosotros y en todo el mundo esta devoción? Con esto ejerceremos en favor de los hombres y por su eterna salvación el más fecundo apostolado. Mira cómo se esfuerzan los mundanos por propagar sus ideas; mira cómo sufren por lograr lo que persiguen y cómo se exponen a diversos contratiempos. ¿Qué podríamos hacer nosotros para extender algo más el amor a Jesús? ¿Qué hemos hecho hasta hoy? ¿Qué nos proponemos hacer en adelante? ¿Qué propósitos pensamos concretar en el ámbito donde nos movemos, entre nuestros amigos o familias o por lo menos en nosotros mismos?

¡Oh buen Jesús! Bien quisiera yo extender por todo el mundo, y hacer conocer a todos los hombres las riquezas de tu Corazón; pero ya que mis fuerzas son pocas para tan enorme apostolado, te suplico, Jesús mío, que seas Tú quien a todos se dé a conocer para que crezca cada día el número de los que te aman y sirven. Sea yo uno de ellos, Rey de las almas; hazme discípulo fiel, amigo fervoroso de tu Sagrado Corazón.

(Medítese unos minutos)

Grandes gracias puede estar seguro de recibir del Sagrado Corazón el que de veras se dedique a propagar entre sus hermanos y a aumentar en sí mismo esta devoción suya. Oigamos las palabras del Salvador a Santa Margarita en sus revelaciones: A los que “trabajen, dice, en extender el culto de Mi Sagrado Corazón, les daré abundantemente las gracias necesarias a su estado, pondré paz en sus familias, les consolaré en sus penas, seré su amparo en la vida y en la muerte, bendeciré sus empresas cristianas. A los Religiosos que trabajen en la conversión de los pecadores, les daré fuerzas con que ablandar y mover los corazones más endurecidos. Las casas en que se halle expuesta mi imagen, estarán llenas de Mis Bendiciones. Los que se dediquen a dar a conocer Mi culto, tendrán su nombre escrito en mi corazón, y jamás se borrará de él”.

¡Oh Sagrado Corazón!, a quien atentos hemos acudido a festejar cada día de este devoto mes! que se cumplan en nosotros, tus amigos, estas tan consoladoras promesas! Aquí nos tienes para renovarte el propósito de eterna fidelidad y constancia en tu servicio, y en el apostolado de tu Corazón. Reina en nosotros y en nuestras casas, pueblos y ciudades; preside todos nuestros proyectos, anima todos nuestros pensamientos, que se dirijan todos a uno solo: el de promover sin descanso Tu Gloria.

¡Oh dulce Jesús! ¡Dichoso quién así viva en Tí, y en Tí muera! Que siempre sea tu Corazón nuestro tesoro en vida para que lo sea también en toda la eternidad, donde juntos te alabemos, gocemos y poseamos para siempre.

Amén.

(Medítese, y pídase la gracia particular)

ORACIÓN Y ACTO DE CONSAGRACIÓN

Rendido a tus pies, ¡oh Jesús mío!, considerando las inefables muestras de amor que me has dado y las sublimes lecciones que me enseña de continuo tu adorabilísimo Corazón, te pido humildemente la gracia de conocerte, amarte y servirte como fiel discípulo tuyo, para hacerme digno de las gracias y bendiciones que generoso concedes a los que de veras te conocen, aman y sirven.

¡Mira que soy muy pobre, dulcísimo Jesús, y necesito de Ti como el mendigo de la limosna que el rico le ha de dar! Mira que soy muy ignorante, ¡oh soberano Maestro!, y necesito de tus divinas enseñanzas, para luz y guía de mi ignorancia! ¡Mira que soy muy frágil, oh poderosísimo amparo de los débiles, y caigo a cada paso, y necesito apoyarme en Ti para no desfallecer! Sé todo para mí, Sagrado Corazón: socorro de mi miseria, luz de mis ojos, báculo de mis pasos, remedio de mis males, auxilio en toda necesidad. De Ti lo espera todo mi pobre corazón. Tú lo alentaste y convidaste cuando con tan tiernas palabras, dijiste repetidas veces en tu Evangelio: “Venid a Mí,… Aprended de Mí… Pedid, llamad… “

A las puertas de tu Corazón vengo pues hoy, y llamo, y pido, y espero. Del mío te hago, ¡oh Señor!, firme, formal y decidida entrega. Tómalo, y dame en cambio lo que sabes me ha de hacer bueno en la tierra y dichoso en la eternidad.

Amén.

(Aquí se rezará tres veces el Padre Nuestro, Ave Maria y Gloria, en recuerdo de las tres insignias, cruz, corona y herida de la lanza, con que se apareció el Sagrado Corazón a Santa Margarita María Alacoque).

Para descargar la Consagración Completa: www.oraciones y devociones católicas.com

(Junio, 21)page1image23520

 

Año de El Señor 2014

Y María

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.