NO VEAIS AL PASADO CON NOSTALGIA, MÁS BIEN VOLTEAD AL FUTURO CON ESPERANZA

CARTA TERCERA

KingDavid

 

Cariño del Cielo,

Hola Abba

Escucha lo que te he venido insistiendo para que ya no sufras -porque, Cariño Mío, al sufrir tú, El Cielo entero sufre contigo, con Mis Hijitos Amados que ya son del Reino de los Cielos- que no volteéis al pasado con nostalgia, sino que veáis hacia el futuro con esperanza.  Cariño Mío, ¿por qué os digo esto? Es muy simple. Los hijos del Maligno, que siempre son realmente siervos, en calidad de esclavos, los que le sirven son aquellos a quienes aquel les otorga favores del mundo. Este les concede sus deseos a cambio de favores que le hacen -que siempre tienen que ver con la perdición de las almitas para el Reino de los Cielos-.

A cambio éste otorga poder, prestigio, vanidad, deseos de la carne… Y es así como la gran mayoría de los que os gobiernan, los que triunfan y tienen éxito, -si ya sabéis que este mundo está regido por Satanás- son puestos por aquél, y cuánto más en ésta época  de tiempos finales.

Así que los Míos no son favorecidos por el mundo, sino silenciados, arrinconados, ignorados en el mejor de los casos (como es el tuyo Pequeñita Muy Mía), y en el peor; asesinados, violados, violentados en todo lo que puedan ser dañados, porque a los que no le sirven los odia y los lleva a extremos para que creáis que es vuestro Amantísimo Padre Creador, Hijo Redentor y Espíritu Santo Santificador quien tan mal os trata y que con ello reneguéis de Mí, vuestro Amantísimo Padre Celestial, y volteéis a aquel a pedir algún favor. Que posiblemente os lo otorgará, si a aquel conviene a sus intereses. Es como los bancos en su usura que vosotros por salir de una necesidad, en vez de confiar en Mí,  empeñáis vuestros hogares con grandísimos intereses que no podréis pagar y terminareis después de largos años de trabajo perdiendo vuestras más preciadas posesiones.

Por eso os digo: si tenéis circunstancias adversas PedidMe la fuerza para Amar, para Creer, para Confiar, y no volváis los ojos al Maligno que os sacará de una situación desesperada para meteros en otra irresoluble. ¿Comprendéis lo que os digo?

Muchos de vosotros veis con envidia a vuestros hermanos que han tenido muchas más ventajas en la vida y ahora están en posición social y económica superior a vosotros y os recrimináis a vosotros mismos, culpáis a la “suerte” (que ya os dicho que no existe) o en el peor de las situaciones a vuestro Amantísimo Padre que Camino trazado tiene para cada uno; pero es imposible que veáis más que el pasito que estáis dando en el momento. Vosotros no podéis ver a dónde os estoy llevando con cada situación que permito en vuestras vidas.

El Tentador os podrá intentar seducir, pero no os podrá forzar a ello; así que de cada uno de vosotros, en vuestro libre albedrío, depende lo que hagáis con las tentaciones, pero no creáis que mismo destino es al justo que al malvado. Ese es un invento “magnífico” de este siglo que no hay justicia pero, Mis Críos, echad un vistazo al Testamento Antiguo  y ahí podréis comprobar sí la hay.  

Y os lo digo: YO, DIOS SOY EL MISMO DE AYER; DE HOY Y SERÉ EL MISMO DE MAÑANA. NO MUDO PORQUE LA PERFECCIÓN ES. Sois vosotros los que os habéis hecho estas ideas para pecar a vuestras anchas.

¿Os habéis imaginado alguna vez cómo seríais señalados en cualquier pueblo de la antigüedad si actuarais como lo hacéis hoy? ¿Qué clase de mujeres seríais si se les dice al pan, pan y al vino, vino? ¿Qué clase de hombres seríais? Pero os escudáis en la podredumbre y os justificáis diciendo que “todo el mundo lo hace” y yo os pregunto: ¿mil injusticias hacen una justicia?, ¿Mil males forman un Bien? ¿Así es como vosotros sumáis?

¡Os equivocáis grandísimamente! porque Yo, Jesucristo, os juzgaré con la misma medida que a todos los hombres de todos los tiempos, y NO según sea la moda y la costumbre de los tiempos y países donde habitáis.

El asesinato de uno de vuestros hijos sigue siendo abominable crimen, aunque vuestras autoridades digan que no es penado. ¿Comprendéis las sociedades  a las que pertenecéis? ¿Y esperáis  que éstas os digan dónde está el Bien y dónde el mal? ¿Que os aseguren qué habréis de buscar y qué evitar? Locura sería pretender que vuestros líderes terrenales y mundanos os guíen.

Por eso, Niños Míos (es Nuestra Santísima Madre María quien habla) no os dejéis guiar por el mundo,  sus modas y costumbres; sino oponeos a ellas con el Evangelio en Mano que es la Verdad inmutable y eterna y es El Camino de Salvación para todos vosotros. ¿Lo comprenden, Mis Niños?

Criaturas del Cielo:

Siendo el mundo del Maligno y éste repartiendo los “bienes del mundo” ¿porqué os enojáis cuando no os tocan más que las migajas?, si éste lo da a sus secuaces y “amigos”, no a los Hijos y Amigos de Dios. Pero el Padre Amantísimo (San Miguel se hinca en profunda reverencia) verá que no os falte lo necesario; pero acostumbraos ya a vivir con frugalidad y sencillez y no andéis arrebatando lo que no os corresponde ni os pertenece. ¿Lo comprendéis?

Y si acaso una sola túnica os queda portadla con Dignidad y no busquéis veinte, como lo hacen los Hijos del Maligno que lo que quieren es brillar con sus ropajes, invitando a banquetes y manjares, pero vosotros, Críos del Cielo, brilláis  por dentro y no necesitáis de joyas ni ropajes, ¿lo comprendéis?

Es vuestro el Goce y la Gloria del Futuro porque no vinisteis al mundo a gozar, sino a trabajar por el Reino de los Cielos.

Así que entendedlo de una vez y poneos a trabajar, que el tiempo ya no lo es y vosotros os seguís distrayendo y en mucho de lo que os decimos no hacéis  ni el menor caso como si no oyerais, como si no vierais, como si no entendierais y comprendierais. Como Yo que no vine a tierra a enriquecerMe, a Brillar en las sociedades y palacios, sino a ser luz para Mi Hijo Amantísimo y para su Santísima Madre María. Ved cómo vivió vuestro Amado Amigo San José y Dios me ha colocado a inmerecida y grandísima altura en el Cielo por encima de los que fueron reyes y ministros en tierra; y la eternidad, Hijitos del Cielo, ES y el mundo sólo abarca un instante. No dejéis lo mayor por lo menos, que os arrepentiréis grandísimamente en la eternidad cuando ya no haya oportunidad de mudar.

Dejad al pasado y sus cuitas y concentraros, como el buen campesino en arar la tierra de sol a sol que vuestra recompensa os espera GRANDIOSA Y MAJESTUOSA EN EL REINO ETERNO DE LOS CIELOS. ¿Lo comprendéis?

El Cielo os ama de manera inconmensurable, pero debéis decidir si corresponderéis este inmenso amor, a este regalo eterno; o lo desechareis por seguir los caminos del mundo. La decisión es enteramente vuestra y os ayudaremos en lo que necesitéis para regresar; pero hacedlo, consagraos a vosotros mismos y a vuestras Familias ¡ya! que no hay tiempo.

Difundid estas cartas, os lo pide vuestro Santo Patrono, Padre putativo de la humanidad, San José.

Amén

Amén, y Shokram, Amado San José.

(Marzo, 16)

CARTAS, MEMOS Y RECORDATORIOS DEL CIELO PARA TODOS SUS HIJOS

Sagrado_Coraz_n_de_Jes_s_Redentor_de_Corcovado.

Nota:   No dejen de difundir una a una estas bellísimas Cartas del Cielo a quienes más lo necesiten, como nos los pide Nuestro Padre San José. La imagen de portada será El Cristo Redentor del Brasil en distintos momentos. AL final formaremos un librito, pero no esperan a ello para reglarlo, háganlo ahora porque recuerden: “¡Todo se puede posponer menos vuestra Salvación y la de vuestros Hermanos!” Dios los Bendiga por su ayuda al difundirlas, que son para toda la humanidad.

Aún necesitamos traductores (excepto de  inglés, portugués e italiano). Y quién los difunda en medios como Youtube y redes sociales… Ayuden al Cielo como el Cielo nos ayuda a nosotros.

Año del Señor 2014

Y María Del Getsemaní

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.