XVII. HABRÉIS DE SER TOTALES

NO OS DEJÉIS ARRASTRAR POR LA CORRIENTE DE MEDIOCRIDAD E INSUFICIENCIA QUE VEIS A VUESTRO DERREDOR Y ENTORNO.

(HABLA DIOS PADRE)

(Dios Padre, Abba, está sumamente molesto y nos dice)

A ver, Mis Pequeños: ¿Por qué no entendéis que debéis dejar a un lado toda esa tontería y sin sentido a la que os dedicáis y a la que tanta importancia le dais y poneros a trabajar para Mí, para Mi Amadísimo Hijo Jesucristo, en suma, Mis pequeños, para Mi Reino Santo  y Eterno?

Seguís despreciando a Mis profetas, místicos y videntes y no hacéis caso cabalmente a lo que os digo e insisto.

No dejéis todo el trabajo a Mis más cercanos que colaboran y poneos, como obreros que sois, a hacer lo vuestro.

¿Qué no entendéis, siervos necios y descuidados?, ¡y queréis que las cabezas todo lo hagan mientras que ustedes hacen la menor parte!

Si estáis trabajando para Dios Padre, para Mí, debéis ser celosos de vuestro trabajo porque no creáis que el plan del Cielo no seguirá sin vosotros, porque si uno cae, El Cielo encontrará quién lo remplace.

El trabajo para el Cielo es de tiempo completo, no a ratitos, cuando os venga en gana y cuando os sobre tiempo, porque no prevaleceréis. Estos os los digo a los que hacéis oídos sordos a las peticiones del Cielo y ojos ciegos a las peticiones de vuestro Rey y Señor.

No creáis que no va dirigido a vosotros, que leéis. Ofreceros a ayudar, a apoyar, a auxiliar en lo que haga falta, porque los tiempos pasan y lo que os pedimos hace un tiempo, es distinto de lo que ahora requerimos de vosotros.

Dejad de ser necios y  de dar al Santo Cielo las migajas de vuestro tiempo, de vuestra entrega, de vuestro amor, de vuestra lealtad.

El Camino se angosta y quienes no den lo que el Cielo os solicita caerán en el Camino y no podréis seguir.

Estáis en tiempos duros y finales y creéis que con asistir a la Santa Misa en día santo es suficiente para quedar como Resto Fiel y Santo y no es así.

(HABLA NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO)

Mis Niños:

Si vosotros hacéis excepción, vosotros mismos os excluís del resto fiel y santo. +¿Qué no veis que el Cielo se va a quedar sólo con los mejores de entre los hombres, con los leales, con los fieles, con los verdaderos Hijos del Hombre, y no con los que sois mediocres?

Vuestra religiosidad pastosa, llena de discursos es nada, es un soplo. Vuestras palabras se las lleva el viento y sólo, -únicamente- lo que sembréis en los corazones de los hombres buenos prevalecerá.

Así, Mis Pequeños, que dejad de creer que sois “buenos y piadosos” porque no sois “tan malos” como los que os rodean y circundan y poneos ¡ya! a trabajar para el Santo Cielo, si es que queréis quedar como el Resto Santo y Fiel.

Vosotros no creéis que el tiempo llega, y a pesar de vosotros, así es.

No os conforméis con congratularos por el buen Papa que tenéis, ¡Imitadlo en todo o de nada os servirá tanta lección celestial. ¿Lo tenéis claro, Mis Niños?

Más vale entrar cojo al Reino de Los Cielos que ser echado completo en la gehena. Así que todo lo que os aleje de trabajar para el Cielo a partir de ahora es vuestro enemigo, enemigo de vuestra Salvación.

Habréis de ser TOTALES, como total fue Mi Amadísimo Hijo Jesucristo, Rey de reyes y Señor de señores. No os quedéis viendo cómo los acontecimientos se desenvuelven, y vosotros os conforméis con lo mínimo.

Si vuestro Papa consagra al mundo; vosotros consagrad vuestra casa, vuestra colonia, vuestra Parroquia. Que Mi Siervo Fiel no obra para quitaros trabajo de encima, sino para daros una pauta de cómo habréis de actuar. ¿Lo podéis comprender? No entendáis mal las cosas que os decimos:  como hace la cabeza, así haced los pies, que sois vosotros. ¿Lo comprendéis? Si veis que vuestras cabezas hacen de cierto modo, así haced vosotros, que menos no será suficiente. ¿Lo podéis comprender?

Si os he dado un Papa Santo es para que lo sigáis, no con la mirada o adulándolo, sino con  cada acto vuestro, ¿lo comprendéis? Os lo he dicho: OS QUIERO SANTOS, OS ANHELO SANTOS Y QUIERO QUE BUSQUÉIS VUESTRA PERFECCIÓN, y que no os conforméis con la mediocridad que tiene el mundo.

(HABLA NUESTRA SANTÍSIMA MADRE MARÍA REINA DE LOS ÁNGELES)

Pequeñita

Santísima Madre

Vuestro Padre Celestial ha sido afrentado nuevamente por vuestro esfuerzo débil e insuficiente. Mientras los demonios reclutan a la fuerza a millones de almas con su música, sus espectáculos, su cine; vosotros os quedáis muy cómodos creyendo que ya sois salvos y dejáis que el lobo continúe mermando a las ovejas de Mi Amadísimo Hijo Jesucristo,  y eso no puede ser bien visto por el Cielo.

Vosotros no podéis saber el tiempo que os resta de vida, así que haced que cada acto cuente, que cada palabra vuestra lleve santidad.

No os dejéis arrastrar por la corriente de mediocridad e insuficiencia que veis a vuestro derredor y entorno. ¿Lo podéis comprender? Asumid los puestos que cada uno tiene y haced CABALMENTE lo que a cada uno corresponde, que quien no haga su labor no prevalecerá hasta el final.

Mis Hijitos: Debéis comprender que ya no podréis participar de los asuntos del mundo como si fueseis ciudadanos comunes; sois del Cielo y os habéis entregado al mismo y no actuáis en consecuencia y en congruencia.

(Octubre, 09)

(Como aclaración final, Me Dicen) 

Pequeñita (me dice Dios Padre) no hagáis lo que a otros corresponde. Si no quieren que se difundan los HDDH y únicamente tenéis una vasija, no te podéis poner a hacer aún más porque descuidareis el pozo. Dejad que los obreros hagan lo suyo y si no lo quieren, tú no puedes ir a llevar el vaso de puerta en puerta. Cuidad el pozo y dejad lo demás a tantos hijos míos que están para ello.

Sí, Abba. Perdón.

Descuida, Criatura, que Mi Santo Enojo no es contigo sino con los que no vienen con sus ollas a sacar agua de este pozo, mientras Mis Hijitos mueren de sed. Tú, Criatura muy Nuestra, cuida el + pozo. Ofrece el agua, y que los demás se encarguen de lo que les corresponde. No te has de involucrar en más nada.

Sí, Abba. Sea siempre como es tu Santa Voluntad.

Amén, Niña Mía.

Amén, Padre Mío.

Mi Cariño, Mi Amor y Mi Amadísima Criatura (Me dice Jesús): Es Mi Santa Voluntad tenerte muy cerca de Mí en estos tiempos. Es por eso que no es Mi Santo Deseo que te involucres en lo que Mis Santos Soldados y Mis Obreros han de elaborar. Mantente muy alejada del ruido del mundo y que tu concentración total sea en Mí. ¿Lo comprendes?

Lo comprendo y lo anhelo.

El quehacer en el mundo es inconmensurable, pero cada uno tiene su lugar,  su misión y su santa función. No voy a quitar a un General de Mi ejército para ser  la labor del simple soldado. Así que, Cariño Mío, cumple con tu Señor como te lo ordena..

Así sea, Mi Señor, así sea. Amén.

HDDH

(Octubre 09)

Año del Señor 2013

Y María del Getsemaní

FIN DE LAS PRECAUCIONES Y PROTECCIONES PARA MIS PEQUEÑITOS EN ESTE FIN DE LOS TIEMPOS. (Me pide Dios Padre que coloque este sello al final). Es Su Santo Deseo que se haga un folleto de éstas para  que se difunda amplia y generosamente. Octubre 20 del año del Señor 2013.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.