“PERDÓNALOS PORQUE NO SABEN LO QUE HACEN”

(HABLA DIOS PADRE)

Mis Pequeños:

En la Historia sobre la tierra de Mi Amadísimo Hijo hubo un Judas y seguramente lo hay en las vuestras. El Traidor, el que más acercaron a su intimidad y a su corazón y por ello causó el más grande daño.

 Esto es muy doloroso porque es traición desde lo más íntimo y nada os duele más que haber entregado vuestras ilusiones, vuestros anhelos, vuestros sueños de hombres a un ser que resultó no ser más que un Judas y vuestra vida muchas veces quedó truncada por la traición.

¿Que haréis con ello? ¿Buscareis venganza enmascarada de justicia o soltaréis y perdonareis? Si no lo hacéis – Mis Pequeños -, quedáis atados a esta persona por cadenas de hierro y os podréis hundir. La única manera – Mis Pequeños – de liberaros de ellas, de las cadenas, es perdonando. No tenéis más opción si queréis seguir el andar de Mi Amadísimo Hijo Jesucristo. Tendréis que acallar las voces del ego, de la vanidad, de la soberbia que os gritan que fuisteis victimas, como lo fue Mi Amadísimo Hijo, pero no podréis convertiros en el predador, así – Mis Niños – que os pido que hasta la más grande deuda que tienen en contra de vosotros la perdonéis, si es que queréis seguir.

Por eso se os ha dicho lo difícil que es seguir FIELMENTE a Mi Amadísimo Hijo porque tendréis que silenciar vuestra naturaleza humana y perdonar aquello que clama justicia, pero ¿A caso no confiáis en que la perfecta justicia no viene de los hombres, sino de Dios? No intentéis hacer justicia por vuestra propia mano porque será sangre y venganza lo que haréis y aún mayor mal os costará vuestra acción. Haréis como os digo. Si os han robado vuestra casa, no tenéis más que perdonar y confiar, no podéis (confiaros) a la justicia de los hombres porque los hombres no saben de justicia (y si no me creéis bastará con dar una mirada a vuestro mundo y volver a Mí) ¿Veis justicia en vuestro mundo? ¿Son los buenos los que tienen lo que merecen y los malos su parte? No, -Mis Niños- el mundo es potestad de los malos que lo tienen secuestrado y el mundo ha privado a los Míos de lo mínimo para su subsistencia, aun cuando He Creado un mundo pletórico de riqueza y de belleza; más que suficiente para que todos y cada uno tengáis lo necesario para vuestra vida y esto no es así – Mis Niños -.

Así que no seáis ingenuos, no seáis vengativos y conformaros con lo que tenéis y agradécemelo que es en el Reino de Los Cielos donde tendréis lo que de VERDAD merecéis cada uno: los buenos su recompensa y  los malos su pago. No quedará nadie impune y la muerte llega – Mis Niños – para pobres y ricos y unos tendrán recompensa y otros deuda.

No seáis deudores con El Cielo. No dejéis que vuestros hermanos tengan asunto en vuestra contra. Vosotros pagad lo que debéis porque si no lo hacéis sobre la tierra el alguacil os meterá en la cárcel y no saldréis hasta que hayáis pagado hasta la última moneda. No quedéis debiendo a vuestros hermanos y si alguno os debe y no os quiere pagar, perdonar su deuda y orad por él. Que el grado más alto del amor es quien es capaz de orar por sus enemigos. ¿No ha dicho Mi Amadísimo Hijo “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”?, así mismo Me diréis vosotros de vuestros deudores, de los que os han dañado: pedidme por ellos que así sabré que los habéis perdonado en vuestro corazón.

Un rencor – Mis Niños – que no se perdona, os lo digo, es una cadena y ¿cómo andaréis tras Mi Amadísimo Hijo con cadenas en los pies? No podréis andar, terminaréis por quedar atados al rencor, al odio , al mundo y os volveréis, vosotros mismos, mundo ¿Lo podéis comprender?

El que ama a un Hijo ¿que merito tiene? Pero quien ama a su enemigo ese es digno del Reino de los Cielos. Ved los ejemplos de los Santos cómo han debido perdonarlo todo, así hacedlo vosotros.

(HABLA NUESTRA SANTÍSIMA MADRE MARÍA)

Mis Niños, no busquéis más ejemplo del perdón que el que tenéis en Mi Santo y Amadísimo Hijo Jesucristo. Mi Hijo Ha perdonado aun siendo flagelado, siendo crucificado, siendo burlado, y siendo escupido: aún así ha perdonado, y vosotros os decís seguidores de Mi Amadísimo Hijo y a la primera ofensa pequeña queréis mudar y buscáis venganza. Eso no es digno de un fiel seguidor de Mi Amadísimo Hijo Jesucristo. El mundo os va llenando de rencor, de injusticia y sólo si a cada paso soltáis, perdonáis, exculpáis; podréis seguir. ¿Cuántos buenos hombres quedan rezagados por un rencor, por una falta de perdón? ¿Queréis ser de esos que pudieron ser amigos de Mi Hijo y no lo fueron porque prefirieron ser enemigos de su hermano? Tenéis que perdonar a cada paso.

Tenéis que dar amor y poner la otra mejilla al ser abofeteados. Ved como ha sido Vuestro Divino Maestro, Vuestro Señor, Vuestro Fiel Amigo, Vuestro Dios que bajó a la tierra para enseñaros cómo amar ¿Lo podéis ver, Mis Niños?

(HABLA NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO)

Mi Jesús

Qué difícil os resulta – Niña Mía – perdonar a vuestro hermano, como si vosotros fuerais mejores que él. No lo sois, vosotros habéis pecado gravemente, habéis ofendido, habéis errado y Yo os He perdonado vuestra grandísima deuda y aún así vosotros sois incapaces de perdonar al hermano. Os lo digo y os lo repito: al retener el perdón estáis juzgando y estáis colocándoos por encima del hermano y quien quiera ser el primero será el último y quien se coloque al estrado de los pies a servir al hermano será el más grande en El Reino de los Cielos ¿Lo comprendéis, Mis Niños? Ya os lo habíamos dicho: No le retengáis el perdón a nadie.

HDDH

(Julio 03)

Año del Señor 2013

Y María del Getsemaní

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.