LA CORRIENTE DEL MUNDO OS ARRASTRA LEJOS DE DIOS

(HABLA UN ÁNGEL DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO)

Escucha criatura. Cuando vosotros ya habéis establecido una Relación Intima con el Cielo ya estáis prácticamente asegurados, ¿por qué lo digo, Pequeña? Porque vosotros sois muy inseguros y creéis que el Cielo es caprichoso como los hombres: que os dejamos llegar hasta aposentos muy íntimos con el cielo para luego echarlos al umbral de la casa. Y no, no es así: una vez que una criatura ha entrado y se  ha adentrado. Ha sido muy cauteloso  el cielo en dejar a la criatura pasar. ¿Lo podéis entender?

En el cielo lo que hay es compromiso, fidelidad y firmeza. No es un sitio de mudar de opinión o de decir “ay, mejor no”. Vosotros no podéis ni imaginar la seriedad de los asuntos de los Cielos.

Así, Mis Pequeños, que no os asustéis ni os alarméis como críos que creéis que si no os respondemos al primer llamado es porque no os amamos más. Recuerden que el Padre a veces gusta de esconderse para mirar cómo se comportan los niños. De igual manera así se hace con vosotros ¿Lo podéis comprender?

Pero vosotros seguid: con inspiración o sin ella; con anhelo, energía y deseo o sin ella, porque esta es  precisamente vuestra garantía de permanencia. Es decir, Mis Pequeños, si vosotros asistís a la Santa Eucaristía y acostumbráis  confesaros y si hacéis el Vía Crucis los viernes, si Me Acompañáis en Mis Horas de Getsemaní, si oráis el Santo Rosario cada día, si hacéis vuestras oraciones diurnas, nocturnas y os acordáis de Mí a las 3:00 de la tarde, a la hora de Mi Divina Misericordia.

Si esto hacéis no tenéis de que preocuparos porque si bien el mundo es como la corriente en el mar que os va alejando, hasta de manera imperceptible, y cuando volteáis, si no estáis nadando contracorriente -que es con todos estos momentos en que estáis unidos al Cielo-, si no lo estáis haciendo cuando volteéis a buscar la orilla a la que os dirigíais veréis que estáis muy lejos de donde ibais; pero si estáis en UNION con Nosotros es como dar brazadas contra el mundo y seguís nadando hacia Nosotros ¿Lo podéis comprender?

La importancia de seguir hacia el Cielo, siempre en estos momentos de resguardo y oración y veis como no es posible llegar a buen término aunque os sintáis buenos, pero sin estar en oración constante y profunda con el Cielo.

Tu misma sientes como a veces te has alejado, pero continuas con tus oraciones diarias y de pronto ya estás de regreso en la intimidad que tenías.

Esto es de una importancia inimaginable.

No dejéis que la corriente del mundo os arrastre mar adentro donde vais distraídos y cuando volteáis a buscar un soporte ya no veréis tierra por ningún lado. Así, Mis Pequeños, que manteneos siempre alertas y cerca.

Nadar hacia el cielo a cada rato porque la corriente del mundo os arrastra lejos de Dios.

(HABLA DIOS PADRE)

Criatura Mía

Abby

Escucha: Los padres gustan de alejarse y ver cómo los niños están en la casa sin su presencia y sin su vigilancia constante. Ahí es donde pueden ver y comprobar si lo que se os ha inculcado, en lo que se les ha instruido y lo que deben hacer  y no hacer lo tienen metido en el corazón.

Eso vosotros a veces lo sentís y no es por otro motivo. Los hijos obedientes siguen haciendo lo que en lo cotidiano hacen -sientan o no la presencia celestial en sus almitas-. Eso es lo que se os explicó, pero Quería, Pequeña, Criatura Mía, que lo tuvieran muy claro.

Es cuando dicen “Dios se esconde”, pero no Me escondo sino que Me alejo para ver qué están haciendo Mis Niños, Mis Criaturas, cuando creen que no se les ve.

Esto es para comprobar en dónde están vuestra fortalezas y en dónde vuestras flaquezas.

¡Que fácil es que quienes no estén con la persistencia requerida se alejen!, pero si seguís lo que ya sabéis que han de hacer regresarán siempre.

¿Lo ven, lo comprenden, lo tienen claro?

HDDH

(Junio 28)

Año del Señor 2013

Y María del Getsemaní

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.