HACÉIS COMO QUE ME AMÁIS

(HABLA DIOS PADRE)

Pequeña Niña. Ya habéis visto como se han ido incrementando las eventualidades alrededor del mundo. Donde antes era una sola casa que se hundía o incendiaba, ahora son 10 y así seguirá incrementando porque el hombre NO ENTIENDE, Pequeña, y ha sido necesario PERMITIR que vuestros pecados os alcancen para ver si así solicitáis auxilio y os arrodilláis con humildad.

Ya es tiempo que dejéis de jugar a ser reyes y de oponeros a todo lo Bueno, que es lo Mío. Ahora, quienes pierdan sus posesiones podrán estar libres para dirigir su santa miradita al Cielo y preguntarme ¿Por qué? y Yo os responderé.

Si vosotros creéis que todo os lo merecéis, incluso lo que pertenece a vuestros hermanos y no os importa a quien dañéis con tal de saliros con la vuestra, estáis muy errados, Mis Niños, muy equivocados andáis. Así que, Pequeños, ya lo sabéis: los eventos alrededor del mundo se han incrementado en gravedad 10 veces. Y seguirá en aumento. únicamente los que estáis Conmigo y hacéis lo que debéis estáis a salvo.

¿Qué no veis que estoy intentando por todos los medios salvar vuestra alma, que vale infinitamente más que lo que atesoráis en la tierra? Dejad de cuidar y de acumular lo que no es más que combustible para el fuego y poneos con rapidez a limpiar vuestra alma y acumular buenas obras en vuestras conciencias.

Esto os lo hemos advertido por tiempos y tiempos y no queréis creer. Estáis enfundados en vuestra glotonería de tecnología y ¿crees que esta os va a salvar, Mis Niños tercos?

He visto con tristeza grande que sólo cuando estáis al borde del precipicio o postrados en cama por un dolor agudo o cuando la vida de uno de vuestros seres amados está en riesgo, sólo entonces os acordáis de Mí y de Mi Hijo y hacéis como que Me amáis, pero en cuanto misericordia cae sobre vuestra casa os olvidáis de Mi y de Mi Hijo y no volteáis a ayudar al hermano que podríais aligerar su sufrimiento. Lo dejáis sufriendo sin hacer lo que Yo, vuestro Padre, hice por vosotros (*).

No Me han dejado otra manera para salvaros que permitir que lleguéis a esos extremos para que os salvéis, porque en la bonanza no servís más que al Maligno que no quiere más que arrebataros vuestra a alma y llevarla a una eternidad de odio, de remordimiento y de dolor indescriptible.

Así, Mis Niños, que no Me Habéis dejado otra más que aprendáis por el camino que vosotros optasteis que es por la ruta empinada y difícil del dolor, porque NO QUISISTEIS POR LOS MIMOS Y EL AMOR. Ese era el Camino que vuestra santísima Madre venia a ofreceros que crecerías por AMOR, pero no habéis querido, la habéis despreciado y entonces llega el Padre y os deja aprender por el camino que habéis elegido.

 Es vuestra testarudez la que os tiene viviendo estas calamidades. Sabéis con certeza que sois vosotros los que habéis decidido esta ruta.

Mi Amadísimo Hijo a eso vino: A invitaros a entrar a la Gloria por Amor, pero vosotros no habéis querido. HABÉIS DESPRECIADO SU CRUZ, y ahora que estáis atrapados por el Maligno no sabéis qué hacer. Os lo digo por incontable ocasión: TOMAD LA SANTA MANO DE MARIA SANTÍSIMA QUE OS CONDUCIRÁ A LA ARCA DE SALVACIÓN ó ateneos a las pobres decisiones que habéis tomado en vuestra soberbia.

No desprecies a vuestra Santísima Madre que es despreciar vuestra propia Salvación.

(HABLA NUESTRA SANTÍSIMA MADRE)

Santísima madre

Pequeñita, Niña Nuestra

Habréis visto como los acontecimientos alrededor y entorno del mundo se han incrementado en un 10% y seguirán conforme se acerque más el final. La copa se ha derramado y vosotros no habéis querido mudar.

Es aún tiempo, siempre es tiempo, de lograr vuestra salvación; pero debéis darme vuestra mano para que Yo os guíe con amor grande y ternura al Corazón de Mi Amadísimo Hijo.

¿Cómo podríais llegar vosotros solitos si ya no veis ni para donde está el caminito porque estáis perdidos?

Dadme vuestra manita para que Yo os guíe porque no llegaréis solos, el Maligno os engañará nuevamente y os volveréis a la oscuridad del bosque.

Habladles a vuestros hijos de esta Santa Madre que llora por ver como vais cayendo a los abismos y ya  no Puede Hacer nada mas que llorar lágrimas de sangre por ver los destinos eternos que os estáis forjando.

Mudad, Mis Niños, mudad, mudad.

Arriesgaos a enviar estos mensajes a todos los que conocéis, arriesgaos a eso ¿Que es mucho pedir por vuestra Santísima Madre que no quiere más que vuestra Santificación y salvación para poder llevaros a casa a todos y a cada uno de vosotros?

Salvad almas, orad por ellas, y nunca nunca os olvidéis de las Santas Almas del Purgatorio, que son vuestras amigas más fieles. Os pido que recéis esta oración por ellas (**). Hacedla , Mis Niños y Tomad Mi Santa Mano, pero hacedlo !YA!

(HABLA NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO)

Amor Mío

Cariño Mío

Escribe para tus hermanitos. No vengo como Manso Cordero sino como Justo Juez y en Mi Magnifica Gloria ¿Queréis quedaros fuera de ella o queréis participar de ella? De vosotros depende, pero debéis decidiros ya, Mis Hermanos, Mis Pequeños porque si vosotros recibís una invitación a un gran evento, a unas Bodas Reales, ¿no deberéis tenerla por anticipado para planchar vuestros vestidos y tener tiempo de acicalaros apropiadamente para la ocasión? ¿No incluso iréis a comprar un regalo para no llegar con las manos vacías a tan grande ocasión?

¿Cómo esperáis participar de Mi Magnifica Gloria si estáis sucios y vestidos con harapos? Os estamos insistiendo que vayáis a Mi Santísima Madre quien os acicalará y os vestirá apropiadamente para que estéis preparados para las Bodas del Cordero.

Debéis prepararos desde ahora porque el tiempo ya no es tiempo: es tan corto que no lo imagináis.

¿Queréis participar de Mi Gloria? Pues os debéis preparar y sólo vuestra Santísima Madre podrá cumplir tan alta misión en tan corto tiempo. No penséis en hacerlo solos, sin su ayuda que, Yo Os Digo, no lo lograréis.

Atended a estas suplicas del cielo y difundid esta Guía de Salvación que tenéis  las herramientas para hacerlo.

 

(*) Recordar las Obras de Misericordia

(**) Nuestro Señor reveló a Santa Gertrudis la Grande que esta oración liberaría mil almas del Purgatorio cada vez que se dijera.

“Eterno Padre, te ofrezco la Preciosísima Sangre de Tu divino Hijo, en unión con todas las Misas celebradas hoy en todo el mundo, por todas las Santas Almas del Purgatorio. Amén”.

HDDH

(Junio 21)

Año del Señor 2013

Y María del Getsemaní

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.