CARTA DE NUESTRA SANTÍSIMA MADRE DE GUADALUPE

 

(HABLA NUESTRA SANTÍSIMA MADRE)

 Pequeñitos de Mi Corazón Inmaculado:

Ustedes, Amados Míos, que no pudieron asir Mi Santa Mano, en los tiempos de La Abierta Misericordia de Mi Amadísimo Hijo, tendrán la oportunidad última de DejarMe Guiarlos fuera de este mundo hacia El Sacratísimo Refugio del Corazón Sagrado de Mi Hijo, pero deben Tomar Mi Mano ¡YA! Deben Consagrarse a Mi Inmaculado Corazón y serán guiados en seguro Refugio, lejos del mundo. No podrán estar en el río de lodo y cómodamente en Mi Regazo, deberán optar ya, decidir ya y ser firmes ya. No hay tiempo ni espacio para pretextos, ni excusas: Es una decisión inminente, de la cual su eternidad depende. Es necesario dejar al mundo y confiarse plenamente a Mi Maternal Provisión, Guía y Cuidados. Quien no quiera confiar un poco en Su Madre Celeste será arrastrado por este lodo inmundo a las garras del Maligno, no hay dos Caminos ahora. Es uno: La Salvación, ya que no optar equivale a  la perdición. Si superan a donde desemboca este río, no es en la mar calma y en los verdes pastos donde Mi Hijo Divino como Pastor de Almas los espera con Brazos Abiertos ( recuerden que la oveja perdida y recuperada es grandemente Amada por Mi Hijo) Ustedes son esas ovejas perdidas en el mundo, no creen que por no estar decididamente en el mal, están salvos, no lo están, y menos lo estarán conforme el tiempo siga y ustedes dentro de él. Ya se los han dicho los hijitos que se dejaron guiar por Mí,  que están en este lado, en los verdes Prados; los que optaron por el maligno y sus falsos regalos están decidida y voluntariamente del otro.

A ustedes, Mis Amadas Ovejitas que aun no han decidido, los invito con el mas grande amor y con la mas encarecida súplica a creer porque el tiempo ya no es tiempo y los acontecimientos terribles se ciernen sobre la humanidad como un cielo de tormenta que ya se ve en el horizonte. Ustedes saben que cuando el cielo se torna gris luego será negro, y aun los mas pequeños corren a refugiarse de la tormenta. Este es el Tiempo: quienes no corran a refugiarse dentro de Mi Inmaculado Corazón serán sorprendidos por la tormenta y no habrá refugio hecho por manos del hombre que los pueda proteger. Acudan a este último Llamado de una Madre Angustiada y Desesperada de amor por rescatarlos y salvarlos. Acudan ¡YA!

Su Santísima Madre del Final de los Tiempos

Santa María de Guadalupe, Reina de México y Emperatriz del mundo a mis pueblos pobres de la tierra.

Que así sea, que nada suceda fuera de la Santa Voluntad del Padre

Que nada suceda fuera de la Santa Voluntad del Padre

Que nada suceda fuera de la Santa Voluntad del Padre

Déjense amar, déjense confiar, déjense proteger que a una madre el maligno no le arrebatará a sus hijos, a los que se mantienen en su regazo.

Que Mi manto Celestial los cubra y proteja, pero deben pedirMelo en su libre albedrío, regalo inmenso del Padre Celestial que no deben usar para su Condenación, sino para Su Salvación.

 (domingo 02 de septiembre del 2012)

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario