DEBEIS ESTAR UNIDOS

(HABLA UN ÁNGEL DE DIOS)

Escribe, pequeña. Tenias razón al intuir que en ocasiones un Ángel del Cielo trae el mensaje de Dios Padre y te solías confundir porque no lograbas dilucidar ¿será Dios Padre o un ángel hablando en lugar de Dios Padre? En ocasiones el Ángel trae el mensaje y comienza la explicación y después llega Dios Señor Padre y te dice, con su Amor Absoluto, aquello que es necesario que vosotros, su resto Santo y Fiel, sepa.

Pequeña, es tiempo de que vosotros cuidéis al resto fiel y santo que hemos congregado en torno a vuestras casas-hogares, Iglesias y sitios o comunidades de oración. La Unidad, Pequeña, será ahora lo más importante. Que no dejéis que ni uno sólo de los que han sido congregados en torno de Jesús, Rey de reyes y Señor de señores, se pierda.

No es que dejemos de buscar a la oveja perdida, eso nunca sucederá, pero debemos proteger a los que están a Salvo porque si no os unís el Maligno os atacará con dureza y desperdigará a los ahora salvos ¿Lo podéis comprender?

(HABLA DIOS PADRE)

Mis Niños, Mis Amados, Mi pequeño Resto Fiel y Siempre Santo: Debéis estar UNIDOS y al pendiente unos de otros porque es tiempo que el Maligno intentará diezmar (*) a las ovejas del Señor, ¿lo podéis comprender?

Es tiempo en que os unáis y veáis por cada uno de los miembros de vuestras familias y cercar los sitios donde os reunís a orar y cuidar de los que van a vuestras parroquias e Iglesias.

El que llegue a vosotros será recibido con “bombo y platillo” como decís, porque será muy difícil que alguna sea rescatada. El mal se esparce como pólvora y son pocos, muy pocos, los que constituyen el bastión (**) de fieles que el Cielo ha reunido para ser la Iglesia que resurgirá después de la Gran Tribulación. Pruebas fuertes se os avecinan, pero si permanecéis unidos y viendo por el bien unos de otros, lo lograreis.

Deberéis ir en el sentido contrario a las cosas del mundo en que creen que uno debe ver por sí mismo primero. Os lo digo: veréis por el bien del prójimo, antes que por el vuestro: Esa es vuestra misión. Mantendréis unida a Mi grey y no seréis motivo de que alguna se despegue, porque fácilmente caerá en las manos del Maligno.

Será un tiempo difícil para los que han optado por el egoísmo y por la falsa filosofía individualista que prevalece en estos tiempos.

Vosotros veréis por vuestros hermanos: por los niños de vuestra comunidad como si fuesen propios; por los jóvenes como si fuesen vuestros propios hermanos de carne y sangre; por las mujeres como si fuesen vuestras esposas, hermanas, abuelas. No haréis distinción entre familia de sangre y la que no lo es: porque es la Familia Espiritual la que estamos congregando en torno a las Iglesias, parroquias y centros de oración, ¿lo podéis comprender? No bastará con hacer lo propio y lo necesario para vuestra familia consanguínea; veréis al huérfano como hijo propio y a la viuda como si fuese vuestra propia hermana ¿Lo podéis comprender?

Vuestro esfuerzo debe ser grande porque todo miembro de vuestra Comunidad será responsabilidad propia como si fuesen de su misma familia.

Y qué decir de vuestro párroco, de los y las religiosas que pertenezcan a la comunidad que os ha sido asignada.

Veréis unos por otros, sin distinción de clase, raza, sexo o consanguinidad. Esa será vuestra misión y ocupación hasta que todo halla llegado a su final feliz.

Esta no es “tarea” de una semana sino un encargo que Yo, Vuestro Amoroso y Todopoderoso Padre Celestial, os doy hasta la Segunda Gloriosa Venida, en Gloria y Majestad, de Mi Amadísimo Hijo Jesucristo y entonces todo habrá sido reformado y renovado.

(HABLA NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO)

Tenéis, Mis Niños, a vuestro Santo Vicario apuntando el rumbo de Mi Santa Iglesia, el que nunca debió perder: La humildad en primerísimo sito y el Ser Evangelio Vivo creyendo en Mí y en Mi Palabra y Milagros como están escritos en los Santos Evangelios. No interpretareis de acuerdo a tiempos ni lugares: YO SOY y enseñareis a los vuestros MI EVANGELIO con valor y verdad sin acotaciones vuestras ni interpretaciones temporales.

¿Creéis que Yo, Dios Perfecto, cambio de acuerdo a los tiempos o a las falsas modas o modernidades? ¿Acaso lo creéis? Si sabéis que no es así, por qué os mofáis de los que se apegan a Mi Santo Evangelio intemporal? ¿No expulsaba demonios y curaba enfermos y multiplicaba los panes y los peces, porqué entonces no lo creéis cuando comprobáis que uno de Mis ministros lo hace e intentáis buscar explicaciones…?

Nunca antes en la Humanidad había habido tal descrédito de Mi Santa Palabra y de Mis Santas Obras mientras estuve entre ustedes como Hombre-Dios. No os dejéis confundir. Mi Iglesia se renueva y si queréis ser parte de ella debéis ser valientes y hombres sin moda ni tiempo como lo es su Divino Pastor, Su Amado, Su señor, Su Fiel Amigo.

(HABLA NUESTRA SANTÍSIMA MADRE MARÍA DE GUADALUPE)

Pequeños del Señor: Cuidad unos a otros como Yo, Vuestra Santísima Madre, os cuidé cuando Mi Santísimo Hijo ascendió a los Cielos.

Yo, Mis Niños, Me mantuve con los apóstoles de Mi Amadísimo Hijo Jesucristo y los mantuve en unidad, y los consolaba y los exultaba y los guiaba y sobre todo los amaba y no permitía que dudaran o que perdieran el coraje o la fe.

Esa es vuestra Misión, como mujeres Mías, como guerreras de Su Santísima Virgen María de Guadalupe.

No os desaniméis que tenéis una gran misión que cumplir: Os encomiendo guardar a los Hijos del Cielo y no dejéis que ni uno se pierda. Un amiguito de vuestros hijos no es menos que vuestro hijo mismo, ¿lo podéis comprender? Como Juan fue Conmigo después de la Partida al Cielo de Vuestro y Nuestro Señor: así sed vosotros unos con otros: Sed madre al huérfano, guía al joven, ejemplo a las demás mujeres, ¿entendéis lo que os solicito?

Es el tiempo de los Apóstoles de los Últimos Tiempos, en que daréis lo que los Apóstoles de Mi Hijo; y es Mi Tiempo.

Haréis como está inscrito en los Libros de Los Hechos de Los Apóstoles !Emuladlos! (***)

(*) diezmar. (De dezmar, por infl. de diezmo). 1. tr. Sacar de diez uno. 2. tr. Pagar el diezmo a la Iglesia. 3. tr. Castigar a uno de cada diez cuando son muchos los delincuentes, o cuando son desconocidos entre muchos. 4. tr. Dicho de una enfermedad, de una guerra, del hambre o de cualquier otra calamidad: Causar gran mortandad en un país, también entre animales.

(**) bastión. (Del it. bastione, y este del m. or. que bastir). 1. m. baluarte (‖ obra de fortificación pentagonal). 2. m. Col. Cada uno de los apoyos de piedra, adobe o ladrillo que sostienen la techumbre de ciertas construcciones, como graneros, hornos, enramadas, etc. 3. m. Col. y Méx. Idea fundamental de una doctrina, de un sistema, etc. El amor de Dios y el amor al prójimo son bastiones del cristianismo.

(***) emular. (Del lat. aemulāre). 1. tr. Imitar las acciones de otro procurando igualarlas e incluso excederlas. U. t. c. prnl. U. m. en sent. favorable.

HDDH

(Mayo 30 a 31)

Año del Señor 2013

Y María del Getsemaní

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.