¿QUÉ MÁS NECESITAIS PARA REGRESAR A LA CASA DEL PADRE COMO HIJOS PRÓDIGOS?


(HABLA DIOS PADRE)

(Nuestro Padre está muy triste y nos pregunta)

Pequeños Míos: Por favor decidme en vuestras oraciones ¿Qué necesitáis para comprender la premura del instante? ¿Qué más pruebas de Mi Amor y Misericordia necesitáis para regresar a Mí como el hijo pródigo? 

Os envío milagros, curaciones, bendiciones, sacramentos: las vías para la reconciliación y el perdón…

Os he dado a Mi Hijo Amado, os he enviado a vuestra perfecta Madre…Os doy a San José padre perfecto y casto, os dono a mis ángeles, os permito contar con Mis Santos en el Cielo…

 Os doy Mi naturaleza asombrosa y perfecta: os doy amaneceres sorprendentes, estepas donde mis manadas corren libres, os doy desde lo más grande como el universo hasta los colibríes y las luciérnagas para que ni en las noches más oscuras os asustéis con la penumbra, y aun así no entendéis, no me amáis, no regresáis…

¿Qué queréis, Mis Amados, para regresar a la Casa del Padre?, donde os he preparado el Banquete nupcial para vuestro retorno y aún así no regresáis…

Os mando también cataclismos para que dejéis de ver lo material y entendáis la fugacidad y la poca o nula importancia que lo que atesoráis tiene y aún así no volteáis al cielo y seguís empeñados en vuestro error…

Os he revelado La Verdad en Mi Palabra y aún así no creéis… Os he dado místicos, videntes y profetas y aún así no creéis!…

Creéis al dueño de la mentira y no al Padre de la Verdad, niños Míos…

No es posible despegaros del aparato televisor y de ahí sacáis vuestra Verdad, vuestra idea del mundo y las postrimerías. ¿Qué no veis que es todo un engaño planeado para en ultima instancia robaros el alma, quitaros perpetuamente de Mi lado? Es como si confiarais más en el que os ha secuestrado que en vuestro propio Padre que os ha mostrado y demostrado que os ama inconmensurablemente, y aun así no ceso de buscaros con gran ternura y amor, no dejo de traerlos de cualquier lodazal en el que os dejáis hundir…

Pequeños míos, debéis entender que Mi Hijo Amado ya no viene como manso cordero sino como León de Judá y traerá la Justicia y vosotros no pasareis la balanza porque no sois hombres buenos, hombres justos y generosos, porque no sois la medida de mis Santos.

No pasareis si seguís así, y cada vez la mentira os enreda más, como un túnel oscuro en el que os adentráis más y más hasta que la muerte os atrape en esas profundidades y no podréis tomar el regreso y lo querráis hacer con gritos y súplicas, pero entonces será demasiado tarde y Me suplicareis que os de otra oportunidad, pero la oportunidad es AHORA QUE ESTAIS VIVOS, no después ¿Lo podéis Comprender?, es ahora.

Los sucesos vendrán ya sin avisar y os lo suplico que no os agarre en el pecado porque vuestra alma no se salvará. Debéis ir a confesaros y mudar de vida.

Habéis visto, Mis Pequeños, y está en el pacto antiguo, como fui llevando a Mi pueblo elegido y los problemas grandes que me causaban y cómo una y otra vez os perdonaba y os volvía a ofrecer Mi Santa Mano; pero siempre les pedía que fueran fieles a Mi, a Mi ley, a Mis mandatos Divinos; porque no podéis decir que Me Amáis si no Amáis a Mi Hijo, quien puse sobre todo lo creado como Rey y Señor; no podéis afirmar que Me amáis si no amáis a vuestros hermanos. No podéis estar Conmigo si en vuestro actuar estáis contra Mí. Dejad de pensar que soy un Dios “barco”, como decís, si Yo Soy la perfecta justicia, y vosotros obráis como si la Justicia Divina no existiera.

Vosotros Me sacáis de vuestras pequeñas vidas al rechazar Mis mandamientos. Sois vosotros los que prescindís de Mí por ir en pos de reflejos en el agua que – os lo he dicho- se desvanecen al instante.

Dedicaos al Reino de Dios, que será vuestro Hogar y dejad la fugacidad del mundo. Compartir todo lo que os he dado y dejad de atesorar lo terrenal, que no es ni un soplo ni un guiño de este breve tiempo que os queda sobre la tierra.

Ahora os hablamos en el lenguaje que vosotros usáis y comprendéis en esta llamada “posmodernidad”, para que volteéis al Cielo, y aún así no lo hacéis…

Os pregunto y espero vuestra respuesta en oración ¿Que necesitáis para regresar a la casa del Padre como hijos pródigos…? ¿Qué más necesitáis…?

HDDH

(Abril 10)

 Año del Señor 2013

Y María del Getsemaní

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.